La palabra de hoy 3 de junio de 2011


Hijo mío, conserva el buen juicio;
no pierdas de vista la discreción.
Te serán fuente de vida,
te adornarán como un collar.
Podrás recorrer tranquilo tu camino,
 y tus pies no tropezarán.
Proverbios 3:21-23

Hay personas que se pasan toda la vida tratando de lograr algo que se encuentra muy lejos de su alcance. Algunas de estas inalcanzables metas son muy justificables como, por ejemplo, adquirir una vivienda propia. Otras son meros deseos y caprichos que al no ser obtenidos terminan convirtiéndose en obsesión y hasta pueden degenerar en psicosis.  La mente de la gran mayoría de la gente está controlada por las ambiciones personales y en su empeño por alcanzar lo que se han imaginado que pueden obtener, terminan razonando que el fin justifica los medios y en consecuencia son capaces de hacer cualquier cosa por inmoral que sea para satisfacer sus deseos.Pocos son los que desean poseer buen juicio y discreción. Muy pocas personas están al tanto de los beneficios que conlleva el actuar en todo momento de acuerdo a la sensatez y a la mesura.

Estas raras virtudes ─poco se ven hoy en día─ son, como dice la palabra de Dios, fuente de vida. Una persona con buen juicio muy pocas veces actuará de maneras que pongan en grave riesgo su vida. De manera bien razonada analizará los diferentes cursos de acción que tiene a su disposición y elegirá el que sea más conveniente y beneficioso, tanto para él como para los demás. Su buena fama lo acompañará por todos lados y le abrirá puertas que normalmente se encuentran totalmente cerradas para quienes actúan imprudentemente. Su capacidad de análisis le permitirá darse cuenta con mucha antelación de los obstáculos que se le presentarán en el camino y podrá determinar acciones correctivas para superar estos obstáculos sin mayor esfuerzo. La proclividad a cometer errores tan natural en la raza humana podrá ser controlada y minimizada mediante un análisis razonado de los pro y los contra de los posibles cursos de acción a la luz de lo que nos enseña la palabra de Dios.

¿Estás al tanto de los numerosos beneficios que trae el actuar con buen juicio y discreción? ¿Deseas poseer estas beneficiosas virtudes? Sólo Dios puede darte la sabiduría verdadera que te permita actuar con sensatez y prudencia en todo momento y bajo cualquier circunstancia. Santiago, el hermano del Señor Jesús nos dejó dicho que si a alguno le falta sabiduría que se la pida a Dios y él se la concederá. ¡Pida, pues! ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s