La palabra de hoy 10 de junio de 2011


No necesito becerros de tu establo
ni machos cabríos de tus apriscos,
pues míos son los animales del bosque,
y mío también el ganado de los cerros.
Conozco a las aves de las alturas;
todas las bestias del campo son mías.
Salmos 50:9-11

Una de las más importantes razones que deben motivarnos en todo momento a servir a Dios y a estar dispuestos a llevar a cabo su obra es el agradecimiento. Todos tenemos muchas razones por las cuales estar agradecidos a Dios. Para comenzar, Dios nos ha mostrado su amor aún cuando no éramos merecedores de tal afecto. Hay quienes dicen “No soy monedita de oro, para caer bien a todos.” Mas para Dios, todos somos moneditas de oro. Su amor es la fuerza más poderosa del universo. Aunque la creación se encuentre temporalmente bajo la influencia de la corrupción, dentro del plan maestro de Dios todo al final quedará bajo el dominio de su profundo y eterno amor. Hay quienes piensan que todo lo que son y lo que tienen es producto de su propio esfuerzo. Nada más equivocado. Cuando analizamos nuestra trayectoria nos podemos dar cuenta de las numerosas oportunidades en que Dios metió su mano para abrirnos las puertas que más nos convenía cruzar y, por supuesto, cerrar aquellas que no nos llevaban a beneficio alguno.

Seamos sinceros con nosotros mismos y con Dios. Todo, absolutamente todo lo que somos, hacemos o tenemos se lo debemos a Dios y no reconocerlo es un acto de total ingratitud e irrespeto. Cuando hagamos algo para Dios hagámoslo con una actitud de agradecimiento, de lo contrario, nada de lo llevado a cabo será visto por Dios como un acto sincero y desinteresado. De hecho, si lo que vamos a hacer no surge de un espíritu agradecido, es mejor no hacerlo puesto que estaríamos actuando con hipocresía. Analicemos nuestra vida e identifiquemos las numerosas ocasiones en que Dios intervino a nuestro favor. Muy pronto nos daremos cuenta de que ciertamente hay muchas razones por las cuales estar eternamente agradecidos a él. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 10 de junio de 2011

  1. yolanda dijo:

    amen jesus yo nadamas digo JESUS YO EN TI CONFIO Y CONFIARE SIEMPRE.SOBRE TODO LE PIDO TANTOOOO POR MIS HIJOS YA K UNA ES POLICIA ESTATAL Y ANDA EN MUCHO PELIGRO Y MI HIJO K ES UN ADICTO ESE ES MI SUFRIR ETERNO,LE PIDO TANTO PERO TANTO A MI JESUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s