La palabra de hoy 11 de junio de 2011


El Señor aborrece las balanzas adulteradas,
pero aprueba las pesas exactas.
Proverbios 11:1

Una de las razones por las cuales la gente ha perdido su capacidad para confiar en otros e incluso de confiar en Dios, es la deshonestidad. Quienes han visto sus esperanzas quebrantadas por el mal proceder de personas en quienes habían puesto su confianza han sido afectadas hasta el punto de que les cuesta creer que otros quieran hacer algo bueno para ellos. Cuántos pleitos hubieran podido haberse evitado si la gente hubiese actuado con honestidad y no con la intención de engañar a su prójimo. Muchas de las modernas técnicas de mercadeo y ventas no son distintas a las despreciables prácticas del pasado en las cuales inescrupulosos comerciantes alteraban las pesas o introducían productos de mala calidad mezclados y escondidos entre los de buena calidad. Las ofertas engañosas están por doquier y la gente está tan acostumbrada a ser engañada que perdió la capacidad para discernir entre lo cierto y lo falso, lo cual permite que el fraude corra libre e impune.

Si te toca hacer un negocio con alguien, asegúrate de que la persona con quien haces la transacción esté totalmente informada de las limitaciones que tiene lo que negocias, aún a riesgo de perder la venta. Cuando la otra parte involucrada en el trato está bien informada de lo que está adquiriendo, la responsabilidad de que algo no salga como el comprador lo esperaba recae sobre éste y no sobre ti, pues tú revelaste todo lo que estaba bajo tu conocimiento y alcance con relación a lo transado. Actuemos siempre con honestidad y veremos a la justicia resplandecer. Esta es una manera sencilla de agradar a Dios y de amar al prójimo. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 11 de junio de 2011

  1. Rodolfo Bravo dijo:

    Hola
    Envíenme por favor el poema que mostró hoy, 11 de junio 2011 Laura García de manera incompleta para completar. Creo que es de Juan de Dios Pesa. Lice algo así como… “Laura y Alejandro, dos ángeles del cielo que juegan como niños…” no lo recuerdo bien.
    De antemano les agradesco y les envío un cordial saludo
    Rodolfo Bravo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s