La palabra de hoy 15 de junio de 2011


En verdad, ¡cuán bueno es Dios con Israel,
con los puros de corazón!
Yo estuve a punto de caer,
y poco me faltó para que resbalara.
Sentí envidia de los arrogantes,
al ver la prosperidad de esos malvados.
Salmos 73:1-3

¡Cuán fácil se le hace al enemigo de nuestras almas y al mundo, que también es nuestro enemigo, mantenernos distraídos de lo que es verdaderamente importante. Sus herramientas favoritas, que actúan como una atractiva carnada, son desplegadas ante nuestros ojos para que perdamos de vista el objetivo de nuestra vida y la dirección que debemos mantener para alcanzar nuestro destino. El éxito financiero, así sea obtenido por medios ilícitos o faltos de ética, es la medida aceptada y reconocida de progreso y bienestar y por tratar de alcanzarlo nos convertimos en sanguijuelas que sólo saben pedir más y más. Hemos sido deslumbrados por la presunta felicidad que significa poseer muchos bienes y sólo tener que depender del dinero que hemos logrado acumular. El dinero, ahora convertido en salvador de nuestras vidas, nos hace apartar la mirada de nuestro verdadero Salvador, Jesucristo.

La manera como lo explica el apóstol Pablo es impactante: «Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores.» Lo que está a la vista no se puede negar. Muchos se encuentran hoy bajo el yugo de las finanzas mal manejadas por haberse dejado deslumbrar por el falso atractivo de la prosperidad de los malvados. Retornemos nuestra mirada al Proveedor de todo bien y toda bendición, nuestro amado Señor Jesucristo. Si nos mantenemos enfocados en el camino que él nos presenta, saldremos de toda aflicción relacionada con el manejo inadecuado de nuestras finanzas. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 15 de junio de 2011

  1. Clara Alejandro Casas dijo:

    En este mundo siempre estamos tentados a cometer pecados y todo debido a la obtencion del dinero!!! que no es nada bueno para nosotros, por que ante todo primero debe estar en nuestra mente nuestro señor todopoderoso, siempre debemos orar para matenernos firmes con nuestras verdaderas convicciones, EL nos dara la fuerza suficiente a traves del espiritu Santo para seguir en el camino del Bien.¡Sólo a Dios sea la gloria! Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s