La palabra de hoy 17 de junio de 2011


La meta del prudente es la sabiduría;
el necio divaga contemplando vanos horizontes.
Proverbios 17:24

He aquí algo sorprendente. Pasamos la mayor parte de nuestras vidas albergando vanas ilusiones que nunca podrán ser alcanzadas y nos olvidamos de dedicar el tiempo necesario y conveniente para cultivar la sabiduría. Eso nos coloca en la categoría de los ilusos, es decir, aquellos que viven inmersos en los sueños y las fantasías. Los sueños y las fantasías no son malas en sí mismas y ellas no son el problema. El problema estriba en el excesivo tiempo que dedicamos a divagar en ellas. Las fantasías son necesarias en la vida de todos los seres humanos como un mecanismo de escape para aminorar el impacto de los rigores de algunos aspectos de la vida cotidiana. El problema se presenta cuando el individuo dedica más tiempo del necesario a morar en el irreal mundo de las ilusiones y paulatinamente va perdiendo todo contacto con la realidad. El uso de la fantasía como esparcimiento ha sido explotado al máximo por la industria cinematográfica y los cada vez más gigantescos ingresos de taquilla son un testimonio de la popularidad y prevalencia de los sueños como mecanismo de escape de la realidad.

La sabiduría, por el contrario, es fácil de alcanzar. De hecho, la sabiduría continuamente nos está buscando y todo lo que tenemos que hacer para obtenerla es prestar atención a sus advertencias, consejos y enseñanzas. Dijo el rey Salomón: «Clama la sabiduría en las calles; en los lugares públicos levanta su voz. Clama en las esquinas de calles transitadas; a la entrada de la ciudad razona…» Dijo también: «El Señor da la sabiduría.» La lista de las ventajas que produce la sabiduría en la vida de quienes la poseen es muy larga. Cosas muy valiosas como la libertad, la disciplina, el discernimiento, la corrección, la prudencia, la rectitud, la justicia, el conocimiento y la equidad serán otorgadas a quienes respondan positivamente al llamado de la sabiduría. Dejemos de pasar tanto tiempo soñando en horizontes de ilusión y pongamos los pies en la tierra para poder cultivar la provechosa sabiduría que viene de lo alto. Dediquemos el tiempo adecuado al estudio de la palabra de Dios y la sabiduría florecerá y dará fruto en nuestra vida. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 17 de junio de 2011

  1. xenia dijo:

    También sería un lindo detalle citar la autoría de la fotografía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s