La palabra de hoy 18 de junio de 2011


Tuyo es el cielo, y tuya la tierra;
tú fundaste el mundo y todo lo que contiene.
Por ti fueron creados el norte y el sur;
el Tabor y el Hermón cantan alegres a tu nombre.
Salmos 89:11-12

La progresista comunidad científica continua aportando nuevas ideas que a pesar de lo novedosas y aparentemente racionales que lucen, son sólo ideas que forman parte de un plan orientado a determinar el origen del universo sin la participación de Dios. Décadas de estudio por miles de científicos a un costo extravagante aun no logran dar con el soporte y la confirmación de sus pintorescas teorías. Tomemos, por ejemplo el Gran Colisionador de Hadrones, también conocido como LHC por sus siglas en inglés. hasta la fecha se ha gastado más de 6.6 millardos de dólares (aproximadamente 4.0 millardos de euros) en la construcción y puesta en marcha de este gigantesco acelerador de partículas sub-atómicas. Con esta cantidad de dinero puede manejarse el gobierno de algunos países como Nicaragua, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala o Panamá durante todo un año. Hasta la fecha, después de haber entrado en funcionamiento hacia mediados del 2008 no se ha logrado alcanzar resultados confirmatorios de su experimento principal: la búsqueda de la teórica partícula Bosón de Higgs, también llamada partícula de Dios. Los ansiosos científicos también esperan detectar físicamente otras partículas teóricas tales como los strangelets, los micro agujeros negros, el monopolo magnético y las partículas supersimétricas, las cuales supuestamente soportan sus teorías materialistas.

Dijo el rey David: “Dice el necio en su corazón: «No hay Dios.»” Negar la existencia de Dios es una necedad y negar su participación en los asuntos humanos es una temeridad que le roba el honor a Dios. La única razón que motiva a estos negadores de Dios es acallar su conciencia que continuamente les está señalando sus malas acciones. Para sentirse más tranquilos, niegan a Dios y su autoridad moral, amortiguando así la culpa que los corroe y el temor de sufrir las terribles consecuencias espirituales y futuras de su mal proceder. No imitemos a estos necios y corrompidos individuos cuyo castigo está preparado desde antes de la creación del universo. Reconozcamos a Dios en todos nuestros caminos y estaremos actuando con verdad y justicia. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s