La palabra de hoy 25 de junio de 2011


Como baño de plata sobre vasija de barro
son los labios zalameros de un corazón malvado.
Proverbios 26:23

La hipocresía no es más que una mentira. La mentira tiene muchas formas de manifestarse y una de ellas es la hipocresía o doblez. Culturalmente se nos ha enseñado a callar lo que pensamos lo cual en sí no es malo pero eventualmente se convierte en mostrar lo que no sentimos y en aceptar lo que no aprobamos.  Algunas veces lo hacemos para evitar conflictos pero no por eso deja de ser lo que es: una mentira. Los convencionalismos sociales muchas veces se prestan para que asumamos actitudes que nos hacen ser aceptables a quienes nos rodean pero nos olvidamos de que la mentira es un pecado y que el pecado trae graves consecuencias sobre nuestra vida. Por supuesto que tampoco podemos andar por ahí diciendo lo primero que se nos ocurra. Muchas veces herimos a los demás porque utilizamos palabras cargadas de intencionalidad sin analizar bien el impacto que éstas puedan tener en la vida de quien las recibe. Debemos ser cuidadosos con lo que decimos para evitar herir susceptibilidades pero también debemos cuidar que lo que digamos sea una expresión sincera de nuestro pensamiento y nuestro corazón. La mentira, en cualquiera de sus formas, sólo proviene de su padre, Satanás. Ser poco sinceros y andar en actitudes engañosas nos hace discípulos del enemigo.

Cristo nos dijo: «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.» Si verdaderamente somos discípulos del Señor Jesús, debemos andar con la verdad por delante, diciendo las cosas como son, sin dobleces pero con amor. El apóstol Pablo nos recuerda en su carta a los efesios que debemos quitarnos el ropaje de la vieja naturaleza y ponernos el de la nueva. “Por lo tanto, dejando la mentira, hable cada uno a su prójimo con la verdad, porque todos somos miembros de un mismo cuerpo.” Hagamos lo que agrada a Dios y no lo que satisface nuestra naturaleza corrompida. Busquemos actuar siempre con sinceridad permitiendo que la verdad reine en nuestras vidas. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 25 de junio de 2011

  1. Diana Hedin dijo:

    corrompida o corrupta? Cual es la palabra correcta? Yo pienso que es “corrupta”.

    • pacifista dijo:

      Estimada Diana,

      Muy buena pregunta. Corrompido es el participio de corromper. Según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), corromper. (Del lat. corrumpĕre) tiene los siguientes significados:

      1. tr. Alterar y trastrocar la forma de algo. U. t. c. prnl.
      2. tr. Echar a perder, depravar, dañar, pudrir. U. t. c. prnl.
      3. tr. Sobornar a alguien con dádivas o de otra manera.
      4. tr. Pervertir o seducir a alguien.
      5. tr. Estragar, viciar. Corromper las costumbres, el habla, la literatura. U. t. c. prnl.
      6. tr. coloq. Ar. y Nav. Incomodar, fastidiar, irritar.
      7. intr. Oler mal.

      y corrupto, ta, (Del lat. corruptus) significa:

      1. adj. Que se deja o ha dejado sobornar, pervertir o viciar. U. t. c. s.
      2. adj. ant. Dañado, perverso, torcido.

      Creo que corrompido se adecúa mejor a la idea que queremos transmitir.
      Gracias de nuevo por su comentario
      Bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s