La palabra de hoy 29 de junio de 2011


La bendicion de los hijos de Jose

Que nuestros graneros se llenen
con provisiones de toda especie.
Que nuestros rebaños aumenten por millares,
por decenas de millares en nuestros campos.
Salmos 144:13

Tantas veces nos dejamos llevar por la crítica y el juicio que nos olvidamos de las bendiciones. La palabra bendición viene de bien decir, es decir, hablar bien o desear el bien. Nuestro lenguaje debe estar lleno de bendiciones en todo momento y debemos ser específicos con lo que estamos deseando para nuestro prójimo. La bendición se da o se recibe, pero nadie puede dar de lo que no tiene. También uno puede ser una bendición para otros. La bendición proviene de Dios y se distribuye a otros por medio de nuestros labios y nuestras buenas acciones. También puede regresar a Dios en forma de alabanza. En ninguna parte de la palabra de Dios he leído que la bendición se declara y mucho menos sobre uno mismo. hay quienes dicen: “Declaro bendición sobre mi vida o sobre la vida de fulano.” Ésto no es bíblico. Sería como darle instrucciones a Dios. La bendición se obtiene por medio de la obediencia y especialmente la obediencia a Dios. Cuando Moisés dió instrucciones para que las tribus dieran las bendiciones al pueblo desde el monte Guerizín, les dijo: Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre.”

¿Estás recibiendo las bendiciones que resultan de vivir en obediencia a Dios? ¿Estás compartiendo con otros las bendiciones que has recibido de parte del Señor tu Dios? ¿Has bendecido el nombre de Dios en esta mañana? Moisés le dijo al pueblo judío: “Hoy te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal. Hoy te ordeno que ames al Señor tu Dios, que andes en sus caminos, y que cumplas sus mandamientos, preceptos y leyes. Así vivirás y te multiplicarás, y el Señor tu Dios te bendecirá en la tierra de la que vas a tomar posesión.” La respuesta está en tus labios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s