La palabra de hoy 30 de junio de 2011


Toda palabra de Dios es digna de crédito;
Dios protege a los que en él buscan refugio.
No añadas nada a sus palabras,
no sea que te reprenda
y te exponga como a un mentiroso.
Proverbios 30:5-6

Quienes han colocado su confianza en las promesas contenidas en la palabra de Dios son testigos de primera mano de que nunca han sido defraudados. La palabra de Dios siempre ha demostrado ser verdadera y digna de confianza. Una versión moderna de las escrituras dice que “toda palabra de Dios ha pasado la prueba de fuego.”Si a alguien le ha ido mal por poner su fe en la palabra de Dios, lo más probable es que la causa de dicho fracaso se deba a una actitud inadecuada o a unos propósitos erróneos. La gran mayoría de las personas cuando compran un artefacto nuevo, sea eléctrico o mecánico, ni siquiera le echan un vistazo al manual de operación pensando que no hace falta leer las instrucciones y advertencias contenidas en el manual porque la operación del artefacto en cuestión es muy sencilla y harto conocida. Se han dado muchos casos en los cuales una incorrecta operación del artefacto ha resultado en un daño para el usuario o en la destrucción del utensilio. Lo mismo pasa con los seres humanos. La Biblia es el manual de operación del hombre. Quienes ignoran, voluntaria o involuntariamente, seguir las instrucciones que en este libro se han recopilado para beneficio de la raza humana terminan haciéndose daño a sí mismos o a quienes los rodean.

¿Manejas tu vida de acuerdo a los principios contenidos en la palabra de Dios? ¿Consultas a diario en la palabra de Dios cuál sendero tomar y qué actitud presentar frente a la vida? ¿Te dejas llevar por las influencias del mundo que sólo buscan tu destrucción y la de tus seres queridos? ¿Sabes qué es lo que el Señor espera de ti? Vivir ignorando los decretos y enseñanzas de la palabra de Dios sólo puede llevarte a la ruina material y espiritual. ¿Por qué ignorar las promesas que han demostrado ser dignas de confianza una y otra vez? No ignores ni tuerzas el sentido de las enseñanzas que Dios ha preparado y nos ha comunicado por medio de su confiable palabra. Hacerlo implica grave riesgo. Confía en Dios y en su palabra y nunca serás defraudado. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s