La palabra de hoy 19 de julio de 2011


Servir al pobre es hacerle un préstamo al Señor;
Dios pagará esas buenas acciones.
Proverbios 19:17

¡Qué maravillosa oportunidad para servir al Señor cuando servimos a los pobres! A ellos muchas veces los miramos con desprecio y con arrogancia. Pensamos que su condición de pobreza es el resultado de quién sabe cuáles malas acciones han llevado a cabo en el pasado. Y aún si fuera así, actuamos como jueces implacables condenándoles al desdén, cuando lo que deberíamos hacer es darles una mano y si es posible (siempre lo es) concederles una nueva oportunidad. En vez de actuar con compasión como nuestro Señor Jesús lo haría, nos negamos a darles una mano para ayudarlos a salir del profundo hoyo en que han caído. El egocentrismo acalla cualquier remordimiento que nuestra conciencia haga aflorar en nuestros corazones. En vez de verlos como una excelente oportunidad de servir al Señor los vemos como una molestia que se atraviesa en nuestro camino y lo hace menos llevadero.

Busquemos la sabia dirección del Espíritu Santo para que podamos servir a nuestro pobre prójimo de la manera que el Señor Jesús lo haría, cuidando de no ocupar el lugar que le corresponde a Dios como proveedor. Nosotros somos simples peones que en las manos del Gran Maestro Universal del ajedrez cósmico avanzamos sobre el tablero llevando a cabo los movimientos estratégicos que nos llevarán a la victoria final. No tendremos que ir muy lejos para encontrar oportunidades para servir. Ellos están por todas partes y por si acaso no nos habíamos dado cuenta, ellos son mayoría, así que no podemos decir que no sabemos cómo encontrarlos. Cuidémonos de que nuestras acciones de ayuda no se lleven a cabo como un mero formalismo. Lo que hagamos debe salir de nuestro corazón y debe ser en todo momento realizado para la gloria de Dios y no para la gloria nuestra. Busquemos dónde está la necesidad y ayudemos con nuestras manos y nuestros recursos (que al final son los recursos de Dios) a mejorar las condiciones de vida de los desposeídos. Estaremos haciendo lo que el Señor espera de nosotros. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s