La palabra de hoy 26 de julio de 2011


Sobre sus goznes gira la puerta;
sobre la cama, el perezoso.
El perezoso mete la mano en el plato,
pero le pesa llevarse el bocado a la boca.
El perezoso se cree más sabio
que siete sabios que saben responder.
Proverbios 26:14-16

La pereza es un mal hábito. La pereza es un vicio que promete descanso pero sólo termina generando angustia y graves problemas. El perezoso se engaña a sí mismo cuando trata de justificar su inactividad. La actitud del perezoso causa malestar en los demás pues las tareas que no pueden esperar tienen que ser asumidas por otros. El perezoso no entiende o le importa poco que hace daño a otros con su flojera. A él lo único que le importa es que no hacer nada le produce placer. Con todo y su egoísmo, el perezoso descuida su salud pues tampoco cuida de sí mismo por culpa de su flojera. Como podemos ver no hay nada de bueno en la flojera y con todo muchas personas exhiben este peligroso vicio. La razón de esta conducta la encontramos en que el flojo se cree sabio. En su propia opinión él lo sabe todo y no necesita que nadie le muestre como hacer las cosas. por eso no busca la opinión de otros y tampoco pone atención si alguien llegare a señalarle su vicio.

Los hijos de Dios, por el contrario deben ser diligentes en todo lo que emprenden. La palabra de Dios nos exhorta a estar ocupados en buenas obras, a estar siempre preparados, a ser perseverantes, a ser disciplinados, a ser persistentes en la predicación de la palabra, sea o no sea oportuno; a esforzarnos, a esmerarnos, a entregarnos de lleno a los asuntos de Dios, a no vivir como ociosos, a ocuparnos de nuestras propias responsabilidades, a trabajar con nuestras propias manos, a  aprovechar al máximo cada momento oportuno, a seguir avanzando hacia la meta, a no cansarnos de hacer el bien y a ofrecer nuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. Si después de recibir todas estas exhortaciones seguimos dándole rienda suelta a la pereza nos encontramos ante un problema de rebeldía, que de no ser corregido requerirá de aplicación de disciplina de parte de Dios.¿Necesitas más advertencias? ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s