La palabra de hoy 30 de julio de 2011


Hay quienes se creen muy puros,
pero no se han purificado de su impureza.
Proverbios 30:12

El hombre perfecto no existe. Todos tenemos muchas oportunidades de mejoramiento, eufemismo que ahora se utiliza cuando se quiere decir fallas pero no se quiere resaltar el aspecto negativo. El modelo para el cristiano no es otro que el mismo Jesucristo, por eso es que nos identificamos como cristianos. No obstante, constante e inadvertidamente utilizamos otros modelos para orientar nuestras actuaciones. Estos otros modelos, al ocupar el lugar que exclusivamente le corresponde a Dios, automáticamente se convierten en ídolos y terminan desviándonos del camino por el cual deberíamos estar avanzando hacia la madurez espiritual. Si a esto le agregamos todas las distracciones de todo tipo que se interponen en nuestro sendero de perfeccionamiento, no debe sorprendernos que muchas veces no estemos actuando como Dios espera de nosotros. El mundo nos absorbe y nos impide cumplir con la exhortación del apóstol Pablo a no amoldarnos al mundo sino a ser transformados por la renovación de nuestra mente. Si no contamos con una disciplina de lectura diaria de la palabra y de conversación con Dios por medio de la oración estaremos expuestos a las influencias del mundo con poca capacidad para resistir sus embates y tentaciones.

El no compararnos con el Señor Jesús y compararnos con los imperfectos modelos que hemos escogido para determinar las áreas donde estamos fallando hace que estemos disminuyendo el estándar de excelencia y que terminemos obteniendo mediocres resultados en el progreso hacia la madurez espiritual. También logra que nos engañemos a nosotros mismos pensando que estamos avanzando mucho cuando en realidad hemos progresado muy poco. Debemos estar claros cual es nuestra meta tal como nos mostró Pablo: “olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.” Tengamos siempre en mente la excelencia y nuestra mirada puesta en nuestro Señor y pronto nos daremos cuenta de que estamos avanzando con efectividad en el plano espiritual. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s