La palabra de hoy 11 de agosto de 2011


La justicia endereza el camino de los íntegros,
Pero la maldad hace caer a los impíos.
Proverbios 11:5

Quienes escogen actuar de acuerdo con la injusticia transitan torcidos y escabrosos senderos plagados de inseguridad. Su paso es irregular y siempre tienen que detenerse por la multitud de inconvenientes y obstáculos que se presentan en su camino. Su sendero es tan intrincado que ni la luz puede llegar para iluminar sus pasos por lo que constantemente tropiezan y caen con dolorosas consecuencias. Lo único que los mueve a continuar por tan equivocado camino es su necedad. Sus acciones están saturadas de engaño y su actitud es arrogante y llena de orgullo. Su falta de integridad hace juego perfecto con su hipocresía y ellos creen que todo puede resolverse por medio del dinero. Están atrapados en una pegajosa red que les impide escapar de tan abominable vida. No obstante, a pesar de lo oscuro de su camino, de vez en cuando un rayo de luz logra penetrar la gruesa capa que cubre su entorno y logran ver una salida a su desgraciada situación. Lamentablemente, la mayoría de las veces ellos ignoran estas grandes oportunidades de escape y se mantienen atrapados en la ruta hacia la perdición.

No tenemos que ir muy lejos para observar a estas pobres almas reducidas a la condenación. Ellos son multitud y nos rodean a diario. Cuando somos obedientes al mandato de Dios y les presentamos a ellos la gloriosa verdad del evangelio de Jesucristo, Dios permite que penetre un rayo de luz para alumbrarles el camino hacia la libertad. La escasa probabilidad de que quieran aceptar la oportunidad de salvar sus almas no debe constituirse en un impedimento para que compartamos con ellos nuestro testimonio de vida. El rechazo que seguramente podremos observar no va dirigido a nosotros; ese rechazo va dirigido a Dios y de ello tendrán que dar cuenta en el momento que corresponda. Nosotros sigamos compartiendo la esperanza y la alegría del evangelio de Dios que de eso también nosotros tendremos que rendir cuentas a nuestro Padre celestial. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s