La palabra de hoy 14 de agosto de 2011


Dios aplastará la cabeza de sus enemigos,
la testa enmarañada de los que viven pecando.
Salmos 68:21

Dios no quiere tener enemigos. Él quiere a todos por igual con un amor que va más allá de toda comprensión: “»Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” Aún así hay multitudes que sienten en su corazón (lo que les queda de él) un profundo odio hacia Dios y se han declarado, incluso públicamente como enemigos de Dios. A otros no les preocupa en lo más mínimo, por lo menos externamente, lo que Dios pueda pensar de ellos y lo demuestran fehacientemente con su desenfrenada, desvergonzada e inmoral conducta, la cual ellos saben que no le agrada a Dios. Dura cosa es oponerse a Dios. La conducta de estas personas es más cuestionable que la de aquellos que no conocen a Dios. Pero aún para todos ellos, así como lo hizo para con nosotros, Dios ha preparado una salida de la condenación en la cual se encuentran atrapados.

La iniciativa para resolver este problema de la enemistad la tomó Dios. Dios inició el proceso de reconciliación con toda la humanidad por medio de su Hijo Jesucristo: “Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.”  Todo lo que Dios ha hecho por nosotros, comenzando por el habernos dado la vida y culminando con el ofrecimiento del don de la salvación que no nos merecemos, es temerariamente ignorado por estos declarados enemigos de Dios. Si hay una tragedia de proporciones universales, es ésta donde muchos rechazan la reconciliación que Dios les ofrece. Nosotros actuemos como embajadores de Cristo para que en su nombre roguemos a estas pobres almas que se reconcilien con Dios. Si con todo lo que Dios ha hecho por ellos, estos infelices persisten en mantenerse como enemigos de Dios, es asunto y responsabilidad de ellos. Es la triste pero justa realidad. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s