La palabra de hoy 5 de septiembre de 2011


Enaltécete, Señor, con tu poder,
y con salmos celebraremos tus proezas.
Salmos 21:13

Con todo y lo que nos pueda desagradar la conducta de aquellos que se niegan a reconocer la autoridad y el poder de Dios sobre el universo tenemos que entender que el juicio que viene para quienes rechazan a Cristo le corresponde exclusivamente a Dios. A veces nos desesperamos porque queremos que todo el mundo entienda el plan de Dios como nosotros lo conocemos, con todo y que es muy poco lo que conocemos al respecto. Los misterios de Dios seguirán siendo misterios hasta que él decida revelarlos. Sólo podremos conocer lo que él ya nos ha mostrado por medio de su palabra. Al compartir el mensaje de amor que Dios tiene para todos tenemos que tener en cuenta que: “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.” [1] Dios quiere que todos se salven y nosotros debemos actuar bajo esa premisa para no caer en juicios ni desarrollar actitudes de crítico intolerante. Por otra parte, “El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios.” [2] Nunca pensemos que cuando se nos rechaza o recibimos burlas y escarnio por el mensaje de salvación que intentamos compartir con otros se nos está rechazando a nosotros. A quien rechazan es a Dios y quien se encargará de administrar la justicia, que a ellos les corresponde por no haber creído en él, es a Jesucristo nuestro Señor.

Así que con paciencia y con certeza de que lo que se nos ha encomendado hacer es lo correcto y necesario, continuemos compartiendo las buenas noticias de la salvación disponible para todos por medio de la obra maravillosa de Jesucristo en el monte de la Calavera y por el poder con que venció a la muerte. Amemos y nos emitamos juicio, así Dios será enaltecido. Éste es el amor de Dios: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” [3] ¡Sólo a Dios sea la gloria!

[1] Juan 3:17
[2] Juan 3:18
[3] Juan 3:16
Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s