La palabra de hoy 8 de septiembre de 2011


Ante ti, Señor, están todos mis deseos;
no te son un secreto mis anhelos.
Salmos 38:9

Uno de los atributos propios y exclusivos de Dios es la omnisciencia. Omnisciencia es la capacidad para conocer todo lo que ha ocurrido, ocurre y ocurrirá en todas partes del universo en todo momento. Lo más privado que posee un hombre son sus pensamientos y aún estos son del cabal conocimiento de Dios. Por eso se engaña a sí mismo quien pretenda creer que Dios puede ser engañado o burlado. Cuando le hacemos una promesa a Dios ya él sabe de antemano si lograremos cumplirla o no. Esta capacidad de conocimiento total, absoluto  y universal es algo muy difícil de comprender porque sólo Dios la tiene y si llegásemos a entenderla o a tenerla seríamos también Dios, lo cual por definición es imposible. Esto le permite a Dios tener el control absoluto sobre todo lo que ocurre bajo el sol. Dios no está esperando que las cosas cambien en algún momento para bien. Él ya sabe lo que va a ocurrir. Dios sabe cuán comprometidos estamos con  sus planes y su obra. Él conoce perfectamente qué aspectos de nuestra vida necesitan ser mejorados y cómo se logrará tal transformación.

Sabiendo, pues, que todo pensamiento, palabra, intención, deseo, anhelo, necesidad, capacidad, sentimiento, decisión, plan, sueño e inquietud son del conocimiento de nuestro Creador, actuemos con actitud de transparencia en todo momento. Reconozcamos la infinita diferencia que existe entre nosotros y él y sometámonos a su autoridad y poder. Un siervo fiel en las manos de Dios es una de las herramientas más poderosas con que cuenta él para demostrar al enemigo su maravilloso y perfecto plan. Cada vez que estemos observándonos interiormente tengamos en cuenta que Dios también está allí y que él está al tanto de todo lo que hay en nuestro corazón. Armados con este conocimiento podremos comenzar a actuar de manera diferente a lo que nos impulsa a hacer nuestra débil naturaleza pecaminosa. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s