La palabra de hoy 10 de octubre de 2011


La bendición del Señor trae riquezas,
y nada se gana con preocuparse.
Proverbios 10:22

Hay quienes han convertido su existencia en una carrera sin pausa por acumular tanto dinero como sea posible para de alguna manera garantizar que tendrán cubiertas todas sus necesidades cuando dejen de trabajar y de percibir un sueldo. No sólo se preocupan por adquirir riquezas sino también se afanan por no gastar un solo centavo que no esté plenamente justificado. Lamentablemente, estas personas además de acumular riquezas, acumulan sobre sí mismos las consecuencias de sus malas acciones pues su único objetivo ha sido el atesoramiento de capitales y todo lo demás ha sido relegado a un segundo y tercer plano por causa de su ambición.  Otros no aspiran llegar a ser millonarios pero viven preocupados todo el tiempo por estar pensando cómo lograrán los fondos necesarios para su subsistencia.

Las verdaderas riquezas sólo se logran mediante la bendición de Dios. Él da a unos y a otros de acuerdo a su maravilloso plan , es decir a algunos mucho y a otros poco, dependiendo de sus capacidades administrativas y por ello nunca debemos preocuparnos por el dinero porque él cuida de nosotros. Las riquezas que Dios nos da  van mucho más allá de simples tesoros monetarios. Cosas más importantes, tales como amor, gozo, paz, sabiduría, seguridad, salud, propósito, estabilidad y la vida misma forman parte del tesoro que Dios ha preparado para el disfrute de quienes han puesto su confianza en el nombre del Señor. Nadie, ni siquiera los malvados, ha logrado enriquecerse mediante la preocupación. Así pues confiemos en el Señor y sigamos su consejo: “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.” [1] Nuestro padre celestial sabe cuáles son nuestras necesidades y él las suple en abundancia. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

[1] Mateo 6:33-34

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s