La palabra de hoy 24 de octubre de 2011


Señor, tú eres justo,
y tus juicios son rectos.
Justos son los estatutos que has ordenado,
y muy dignos de confianza.
Mi celo me consume,
porque mis adversarios pasan por alto tus palabras.
Salmos 119:137-139

No toda la naturaleza carnal es totalmente corrupta. Aún en las personas que no han tenido un encuentro personal con el Señor Jesús se pueden observar destellos de la grandeza de la obra de Dios y su creación.  Salvos e impíos, todos contamos con una conciencia que se encarga de advertirnos antes de hacer lo malo, de ayudarnos a mantener una conducta ética cuando tomamos decisiones y de acusarnos cuando hemos pecado. Muchos logran mediante un mecanismo psicológico bajarle el volumen a la voz de la conciencia para evitar sus acertados señalamientos. Otros logran callarla por completo endureciendo su corazón para no ser objeto de sus exhortaciones. En todo hombre también está presente el sentido de la justicia, el cual muy pronto es utilizado para reclamar y protestar cada vez que los demás se aprovechan de nosotros pero que convenientemente ignoramos cuando somos nosotros quienes nos estamos aprovechando de los demás. Es esa semilla de justicia presente en nuestro corazón la que logra identificar la justicia de Dios aún en las circunstancias más terribles y espantosas.

No siempre podremos entender de manera cabal los designios de Dios pero siempre podremos confiar en que lo que Dios hace o permite hacer es lo más conveniente para nosotros, pues Dios nos ama y ha preparado para nosotros lo mejor. En Dios siempre encontraremos la reconciliación entre la justicia y el amor. En cada circunstancia que atravesemos busquemos el punto donde la justicia y el amor se cruzan y podremos entender el por qué de lo que nos ocurre. Si no logramos ver la intersección del el amor y la justicia, confiemos en que esta reconciliación está ocurriendo aunque por los momentos sea invisible para nosotros. Dios nos ama y tiene todo bajo su control. Sigue confiando en Dios para todo lo que represente tu vida. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s