La palabra de hoy 2 de noviembre de 2011


Hijo mío, si haces tuyas mis palabras
 y atesoras mis mandamientos;
 si tu oído inclinas hacia la sabiduría
y de corazón te entregas a la inteligencia;
si llamas a la inteligencia
y pides discernimiento;
si la buscas como a la plata,
como a un tesoro escondido,
entonces comprenderás el temor del Señor
y hallarás el conocimiento de Dios.
Proverbios 2:1-5

Muchas personas piensan que la sabiduría y sus hermanos, las palabras  de Dios, los mandamientos de Dios, el discernimiento y la inteligencia son algo muy difícil de entender y alcanzar. Bueno, en realidad lo es si tratamos de alcanzarlas por nuestros propios medios y esfuerzos. Hay gente que se la pasa toda la vida estudiando y coleccionando títulos académicos y nunca llegan a saber lo que es tener sabiduría pues sólo logran acumular conocimiento. Que conste que no tengo nada en contra de la preparación académica y la búsqueda de títulos siempre y cuando éstos sean para desempeñar mejor la misión que tenemos por delante. Por el contrario, apoyo y recomiendo que toda persona trate de obtener un título universitario en la medida de que sus recursos se lo permitan. En todo caso, el estudio es algo que debe ser una constante en la vida del hijo de Dios, con título o sin título.

Fijémonos ahora en la exhortación que nos hace la palabra de Dios con relación a esas cosas difíciles de alcanzar. Se nos dice que nos apropiemos de ellas, que las atesoremos, que nos inclinemos hacia ellas, que nos entreguemos a ellas, que las llamemos, que las pidamos y  que las busquemos. Como podrán observar no hay nada de quedarse inmóvil con los brazos cruzados a esperar que ellas lleguen a nosotros. Se requiere una acción de parte nuestra para recibir de Dios el temor y el conocimiento de él. Todas estas cosas vienen de él y sólo en él podemos hallarlas y sólo de él podemos recibirlas. Levántate, pues, del sueño en que te hallas, despiértate y comienza a trabajar para alcanzar aquello que es el verdadero tesoro y la verdadera prosperidad. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s