La palabra de hoy 5 de noviembre de 2011


Señor, hazme conocer tus caminos;
muéstrame tus sendas.
Encamíname en tu verdad, ¡enséñame!
Tú eres mi Dios y Salvador;
¡en ti pongo mi esperanza todo el día!
Salmos 25:4-5

En el mapa genético de la humanidad hay, entre otras, un par de características típicas cuales son la curiosidad y el ansia por el conocimiento. El hombre es el único ser físico que posee la capacidad para razonar y para cuestionar lo que observa y lo que razona. Muchos han utilizado esa capacidad inherente a los seres humanos para lograr grandes avances epistemológicos, científicos y tecnológicos. Las naciones económicamente más desarrolladas apartan cuantiosas sumas en sus presupuestos para el avance científico y tecnológico buscando alcanzar un dominio sobre el espacio y sobre los planetas y sus satélites. Muchos se ocupan en satisfacer esta ansia de conocimiento para llenar el vacío que está presente en la vida de todo hombre. Mientras más aprenden, más quieren saber y más incógnitas quedan sin respuesta. Poco se dan cuenta de la futilidad de sus investigaciones.

El rey Salomón describió esta situación de la siguiente manera: “Al dedicarme al conocimiento de la sabiduría y a la observación de todo cuanto se hace en la tierra, sin que pudiera conciliar el sueño ni de día ni de noche, pude ver todo lo hecho por Dios. ¡El hombre no puede comprender todo lo que Dios ha hecho en esta vida! Por más que se esfuerce por hallarle sentido, no lo encontrará; aun cuando el sabio diga conocerlo, no lo puede comprender.” La curiosidad y el ansia de conocimientos están ahí para impulsarnos a conocer más de Dios. Lamentablemente la gente sólo se ocupa de conocer más de la obra de Dios y ha dejado a un lado la búsqueda del conocimiento del Creador de todo lo que existe, tanto visible como invisible. Busquemos conocer cada día más de Dios y de sus sendas y todo lo demás nos será añadido. Dejemos que Dios nos enseñe, nos muestre sus sendas y nos encamine por su verdad. Sólo así podremos alcanzar la sabiduría. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s