La palabra de hoy 8 de noviembre de 2011


Pero yo me hago el sordo, y no los escucho;
me hago el mudo, y no les respondo.
Soy como los que no oyen
ni pueden defenderse.
Salmos 38:13-14

Mucho se ha discutido de cuál debe ser la respuesta del hijo de Dios ante la agresión. Lo primero que se nos viene a la mente es el modelo que nos dejó el Señor Jesucristo cuando enseñó que aquello del “ojo por ojo y diente por diente” no era lo correcto sino que había que volver la otra mejilla si alguien nos abofeteaba. El mundo no supo apreciar esta enseñanza y el ojo por ojo se mantenido vigente en muchos corazones porque es parte fundamental de la naturaleza humana, pérfida y llena de maldad. Modernamente fue Mahatma Gandhi quien expresó la conocida e ingeniosa frase de “Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego” pero a él tampoco se le ha hecho mucho caso.

El modelo bíblico ante la agresión es hacernos los sordos y no escuchar los improperios que nos lanzan ni prestar atención a los insultos que nos dirigen y hacernos los mudos para no responder a esos improperios con más injurias. Aunque se parece a la representación oriental llamada “Los tres monos sabios” no se interpreta de la misma manera a como lo hacen los japoneses quienes la tienen por una especie de principio ético y “Regla de oro.” Si bien ésta última idea no equivale a la enseñanza bíblica─aunque en la palabra de Dios hay muchas instrucciones de las cuales se puede inferir la máxima japonesa─podemos utilizar a los tres simpáticos primates como ilustración de lo que debe ser nuestra actitud ante los ataques del mundo y de Satanás.

Así que cuando alguien te insulte recuerda a los tres monitos y guarda silencio e ignora la agresión. Recuerda que la venganza y retribución le pertenece a Dios y que él no pasará por alto la afrenta a la que has sido sometido. No te dejes llevar por las emociones de ira y el deseo de responder indignamente. Pon tu esperanza en Dios y el responderá por ti. Es el ejemplo que nos dejó el Señor. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 8 de noviembre de 2011

  1. MIRNA ESTER ALVAREZ MURGAS dijo:

    Ten misericordia d nosotros y del mundo entero, evitemos la violencia y pongamos en practica los versiculos de este salmo. GLORIA A DIOS!!!!!!!!

  2. icelsa dijo:

    Le doy gracias a Dios por todos y por recibirlo como mi único Salvador en medio de mi tribulación. luz estrella mota 8 de noviembre 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s