La palabra de hoy 9 de noviembre de 2011


Haré que tu nombre se recuerde
por todas las generaciones;
por eso las naciones te alabarán
eternamente y para siempre.
Salmos 45:17

Todo el mundo ansía la paz y la justicia. El único problema es que la paz y la justicia que todos ansían es la que les concierne exclusivamente a ellos. Es decir, mientras yo tenga paz y se satisfaga mi deseo de justicia estaré contento sin importarme en lo más mínimo si otros están disfrutando de los mismos privilegios o no. El problema no es la falta de paz o de justicia. El problemas es el egocentrismo con que miramos todo lo que nos rodea y tiene que ver con nuestras vidas. Por eso es que estamos siempre prestos a reclamar nuestros derechos y a molestarnos cuando se comete una injusticia contra nosotros pero nos hacemos de la vista gorda cuando la injusticia se la cometen a otro, especialmente si ese otro es un desposeído que no tiene como defenderse. Nuestro concepto de justicia es exclusivista y acomodaticio, totalmente adaptado a nuestros intereses personales. Por eso el mundo nunca sabrá de paz ni tendrá plena justicia hasta que el Señor Jesucristo reine sobre toda la tierra y todo aquel que se oponga a él sea justamente eliminado.

Es nuestra responsabilidad como hijos de Dios de promover los principios éticos y morales del mensaje del evangelio. El Reino de Dios tiene su documento constitutivo y el texto de este documento lo podemos hallar en el Sermón del Monte. La palabra de Dios contiene todo lo necesario para establecer, al menos a nuestro alrededor y dentro de nuestra esfera de influencia, la justicia y la paz que todos ansían. Lo único que se requiere es obediencia a la palabra de Dios y tener la fe colocada exclusivamente en nuestro Señor Jesucristo, Autor y Consumador de nuestra fe. ¿Quieres ver paz y justicia en tu vida? Comienza por tu entorno más íntimo y ve expandiendo la aplicación de los principios establecidos en la palabra de Dios a toda tu esfera de influencia. Así estarás dando testimonio de la presencia de Cristo en tu corazón y estarás anunciando el nombre de Dios a todas las generaciones. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 9 de noviembre de 2011

  1. MIRNA ESTER ALVAREZ MURGAS dijo:

    Gracias Dios por su palabra, por permitir que yo reciba cada dia la palabra de hoy, por medio de su insrumento que es el hermano pacifista….. Gloria a Dios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s