La palabra de hoy 29 de noviembre de 2011


Muchos buscan el favor del gobernante,
pero la sentencia del hombre la dicta el Señor.
Proverbios 29:26

La fe no es algo natural para el ser humano. De hecho, hasta las personas que han alcanzado un alto nivel de madurez espiritual les toca a veces tener que lidiar con la duda. Somos seres sensuales, es decir vivimos y nos movemos de acuerdo con lo que nos indican nuestros sentidos. Aún teniendo las evidencias enfrente de nosotros muchas veces decimos “Lo veo y no lo creo.” Muchas otras veces nos comportamos exactamente como el apóstol Tomás diciendo “Mientras no vea yo la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en las marcas y mi mano en su costado, no lo creeré.” En este sentido el hijo de Dios no puede comportarse como lo hace el resto del mundo, que se mueve bajo el manto de la incredulidad. El hijo de Dios debe imitar los ejemplos que nos dejaron los reconocidos héroes de la fe de quienes se nos habla en el capítulo 11 de la carta a los Hebreos. Abel, Enoc, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés, Rajab, etcétera, éstos son nuestros ejemplos para imitar.

La palabra de Dios también nos habla de las cosas que le sucedieron a quienes se apasionaron por lo malo para servirnos de ejemplo, a fin de que no imitemos su mal comportamiento, pues quedaríamos expuestos a las graves consecuencias de la desobediencia a Dios. Tomemos, pues, toda prueba y tribulación que venga sobre nosotros como una excelente oportunidad para desarrollar y reforzar nuestra fe. Ése es el propósito de la prueba y si no aprovechamos las dificultades para afianzar nuestra fe estaremos perdiendo el tiempo y demostrando que somos escasos de inteligencia. No dejemos, pues, de imitar lo bueno y rechazar lo malo que de ello depende nuestro avance hacia la madurez espiritual. No pongamos nuestra confianza en seres humanos por mucho poder que ellos aparenten tener. Pongamos nuestra fe en la única persona que es digno de toda confianza, nuestro Señor y Salvador Jesucristo, el Hijo de Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s