La palabra de hoy 30 de noviembre de 2011


Hay quienes se creen muy importantes,
y a todos miran con desdén.
Proverbios 30:13

Desde el momento en que Satanás logró colocar la semilla del orgullo en el corazón de Eva, el hombre se ha caracterizado, con muy contadas excepciones, en una fuente de arrogancia sin fin. Todos tenemos un motivo, por trivial que éste parezca, para considerarnos mejores que otros y, paradójicamente, hasta los que están más desposeídos de todo aquello que pudiera constituirse en una causa de orgullo siempre consiguen algo por lo cual sentirse superiores a otros. La arrogancia es algo que está profundamente enraizado en nuestra naturaleza y por ello es una de las cosas más difíciles de eliminar. El orgullo es la causa directa de la xenofobia y aquellos que son víctimas de esta despreciable hostilidad siempre pueden encontrar alguien en quien proyectar y descargar un odio similar al que están recibiendo. Lo más sorprendente de todo esto es que muchos de aquellos que se consideran que sobresalen en lo que hacen la gran mayoría de las veces no poseen las cualidades que creen poseer.

El Señor exige de sus hijos que actuemos con justicia, misericordia y humildad. El apóstol Pablo le dijo a los gálatas que cada cual examinara su propia conducta; y que si alguien tenía algo de que presumir, que no se comparase con nadie. Y a los filipenses dijo que su actitud debía ser  como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a que aferrarse. por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Sigamos, pues, el ejemplo que nos dejó el Señor Jesucristo y deshagámonos de cualquier traza de orgullo que se quiera mantener enraizada en nuestros corazones. Sometámonos al Señor Jesús y el transformará nuestro corazones. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 30 de noviembre de 2011

  1. Piedad dijo:

    Hermanos mis saludos , esta pagina de la palabra de Dios es para hacernos refleccionar a todas las personas por que nada sacamos con ser orgullosos con las demas personas , solo sacamos hacernos daño y que nos desprecien por no tener nada de bueno auque estudiemos y tengamos los titulos que tengamos nosotros debemos agradecer a Dios por darnos inteligencia y ser buenos con nuestros semejantes para agradarle a Dios a la humanidad abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s