La palabra de hoy 5 de diciembre de 2011


Mis ojos están puestos siempre en el Señor,
pues sólo él puede sacarme de la trampa.
Salmos 25:15

Ciertos animales fueron creados con la capacidad de librarse de sus depredadores mediante mecanismos de defensa que los hacen ver más grandes de lo que realmente son. Algunos peces logran inflar su cuerpo haciéndose más grande que lo que el depredador puede capturar con su boca. Algunos lagartos y ciertas serpientes extienden la piel alrededor de su cuello para simular que son más grandes o más agresivos y así espantar al atacante. Otros peces se agrupan en bancos o escuelas para simular que son un organismo más grande que el depredador. Lo mismo ocurre con muchos de los problemas que nos toca enfrentar en esta vida. Los problemas que nos agobian usualmente son más pequeños de lo que parecen ser pero como no podemos darnos cuenta a primera vista de esta realidad somos presa del temor. Antes los inconvenientes estamos acostumbrados a reaccionar en defensa propia y la preocupación forma parte del mecanismo que utilizamos para adaptarnos a una crisis. Al igual que estos animales que simulan ser mayores de lo que realmente son, los problemas se presentan ante nosotros como enormes e infranqueables.

La solución para nosotros radica es no enfocarnos en el problema sino en quien es capaz de sacarnos del problema. Como hijos de Dios podemos acudir a nuestro Padre para pedirle su protección y rescate y él, como buen Padre, nos escuchará y nos salvará de la trampa. No perdamos nuestro tiempo y nuestras energía combatiendo los problemas con nuestro propio esfuerzo. Coloquemos la mirada en el sitio correcto, en el rostro de nuestro Salvador y Señor Jesucristo. Tan pronto nuestra mirada esté centrada en él, los problemas pasarán a un segundo plano y dejarán de lucir tan fieros como antes lo hacían. Jesucristo es la solución a cualquier clase de problema. Él es el Creador, de tal manera que no puede haber nada que sea superior a él. Llevemos, pues, nuestras dificultades y contratiempos al trono de gracia de nuestro Señor. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La palabra de hoy 5 de diciembre de 2011

  1. charmin dijo:

    Dios les bendiga, entre hoy por primera vez, y la palabra diaria de este dia dic 5, fue maravillosa e instructiva, bendiciones para todo su equipo de trabajo y para todos aquellos que entre a este lugar, Dios todopoderoso los guarde siempre. amen

    • pacifista dijo:

      Estimada Charmin,

      Gracias por tus bendiciones. Esperamos que te haya podido ser de gran utilidad. ¡Sólo a Dios sea la gloria! bendiciones.

  2. MIRNA ESTER ALVAREZ MURGAS dijo:

    Estas palabras las necesitaba con toda mi alma, me siento debil en estos momentos por los problemas que estoy pasando, Señor Jesucristo, te necesito, con la palabra de hoy, me siento aliviada… Viva Jesus!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s