La palabra de hoy 6 de diciembre de 2011


La voz del Señor retuerce los robles
y deja desnudos los bosques;
en su templo todos gritan: «¡Gloria!»
Salmos 29:9

En Derecho hay ciertas situaciones que se consideran fuerza mayor o “force majeure” a los cuales en el Derecho anglosajón se les denomina mano de Dios (Acts of God). Estos incluyen todos aquellos eventos que son imprevisibles y escapan del control del hombre tales como inundaciones, huracanes, terremotos, erupciones volcánicas y otros desastres naturales. Lo interesante de esto es que muchos de los que niegan la existencia de Dios no sienten ningún estorbo para endosarle la responsabilidad a Dios por los hechos ocurridos. Igual es el caso de aquellos que rechazan e insultan a Dios porque él permite que exista la pobreza, el hambre, la violencia, las guerras, las enfermedades y la muerte. Dios nos revela en su palabra que él es dueño y soberano de la creación. Por ello, todo lo que ocurre en el universo forma parte de su plan. El reconocido teólogo calvinista R.C. Sproul ha dicho que en un universo controlado por Dios no hay lugar para el azar. Ciertas situaciones que a primera vista pueden lucir como malas son acciones directas de la voluntad de Dios. En otras Dios da permiso para que éstas cosas ocurran.

Debemos entender que todo está bajo la autoridad y el control de Dios y que su sabiduría va muchísimo más allá de lo que estamos en capacidad de comprender. Tratar de entender los motivos y las razones de Dios es un ejercicio estéril. Nunca llegaremos a conocer todo lo que está en su mente ni el razonamiento de sus acciones. Lo que sí sabemos con certeza es que Dios nos ama con un amor que también va muchísimo más allá de lo que podamos comprender. Por eso podemos estar confiados que todo lo que nos ocurra, bueno o aparentemente malo, es algo que Dios ordena o permite que ocurra para demostrar su amor hacia nosotros. Sometámonos, pues, a la amorosa guía y dirección de nuestro Padre celestial quien nos dará todas las cosas necesarias para nuestro crecimiento espiritual por medio de su Santo Espíritu. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s