La palabra de hoy 9 de diciembre de 2011


»El comienzo de la sabiduría es el temor del Señor;
conocer al Santo es tener discernimiento.
Por mí aumentarán tus días;
muchos años de vida te serán añadidos.
Si eres sabio, tu premio será tu sabiduría;
si eres insolente, sólo tú lo sufrirás.»
Proverbios 9:10-12

Algunos a veces se preguntan por qué nunca salimos de guerras, crisis económicas, dolor, hambre, pestes, enfermedades incurables, violencia, inseguridad, pobreza, injusticia, trata de blancas, tráfico de estupefacientes, terrorismo, represión, tiranías, totalitarismo, anarquía, crímenes, secuestros, estafas, mafias, ajusticiamientos, corrupción, y otras espinas que forman parte de el ramillete de zarzas con que nos paga el mundo. A cada momento nos convertimos en víctimas de una vil estafa que el mundo logra llevar a cabo con nuestras vidas. En algunas partes de Latinoamérica se utiliza la expresión “paquete chileno” (con el perdón de nuestros lectores chilenos, si alguno sabe de algún otro nombre que no haga señalamientos contra esa respetable nacionalidad, por favor háganmelo saber y modificaremos el texto del mensaje), la cual, según el Wikcionario es una estafa que consiste en dejar caer un rollo de papeles que tiene en su exterior semejanza con un fajo de billetes. Cuando un transeúnte se acerca a recogerlo, el estafador (paquetero) finge hacer lo mismo y luego, en vez de repartirse el supuesto dinero, usa algún pretexto para convencer a la víctima de que esta le entregue algo de valor y se quede con el fajo. El mundo nos aplica a cada rato este sencillo pero efectivo fraude. Por un lado nos ofrece tres atractivas carnadas: dinero, poder y fama. Por otro lado nos paga con la larga lista de espinas que mencionamos anteriormente.

¿Cuándo dejaremos de ser ingenuos y tontos de manera que podamos recibir el tesoro más perdurable e intocable que alguna persona pueda poseer en este mundo? ¿Cuándo dejaremos de estar buscando las cosas que no producen felicidad sino tristeza y dolor? ¿Cuándo dejaremos de ser títeres de la trilogía de maldad conformada por Satanás, el mundo y nuestra propia carne? Si queremos alcanzar la sabiduría debemos comenzar por vivir en el temor de Dios. Esto no significa que vamos a vivir todo el tiempo en un estado de susto y turbación. Ésto significa que debemos comportarnos en todo momento con obediencia, reverencia y respeto hacia nuestro Creador, o sea hacia nuestro Dios y Padre celestial. Éste es el secreto de la felicidad y la paz. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s