La palabra de hoy 15 de diciembre de 2011


Con la boca increpan al cielo,
con la lengua dominan la tierra.
Por eso la gente acude a ellos
y cree todo lo que afirman.
Hasta dicen: «¿Cómo puede Dios saberlo?
¿Acaso el Altísimo tiene entendimiento?»
Salmos 73:9-11

El poder es una de las cosas más difíciles de manejar para cualquiera. No estamos hablando del disfrute de los privilegios que el poder conlleva sino de la inseparable responsabilidad asociada a éste. El orgullo y la arrogancia presentes en la corrupta naturaleza humana se alimentan del poder a expensas de la conciencia y la necesaria e importante responsabilidad que siempre debe acompañar al poder es violentamente apabullada. Es por ello que podemos ver cómo muchos líderes políticos inician sus mandatos cual humildes carneritos y al poco tiempo se transforman en intolerables ególatras maníacos cuya arrogancia los hace sentir que son superiores a Dios y que por lo tanto no tienen por qué buscar su dirección ni su protección. En este proceso de metamorfosis de dulce oveja a despiadado lobo intervienen de manera muy especial aquellos que sólo buscan lucrarse y quienes por medio de lisonjas e hipócritas elogios alimentan el monstruoso e indomable ego.

Tengamos mucho cuidado cuando hayamos sido encargados de llevar a cabo actividades para las cuales nos han investido de poder. No olvidemos el famoso Dictum de Lord Acton: “El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente.” Busquemos siempre ejercer la clase de liderazgo que nos enseñó el Señor Jesús, el liderazgo basado en el servicio a otros. Sus palabras fueron: “—Como ustedes saben, los gobernantes de las *naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad. Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.” Con esta actitud estaremos sirviendo a Dios y también a nuestro prójimo. ?Sólo a Dios sea la gloria!

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s