La palabra de hoy 3 de enero de 2012


El Señor se burla de los burlones,
pero muestra su favor a los humildes.
Proverbios 3:34

A todo el mundo le gustaría disfrutar del favor de Dios. De hecho, muchísimas personas practican ritos y ceremonias con los cuales ellos piensan que pueden alcanzar el favor de Dios. Estas personas siempre cargan una lista de cosas que deben y no deben hacer para lograr mantenerse en una posición en la cual la buena voluntad de Dios les concede toda clase de bendiciones. Todos ellos se olvidan de que la protección de Dios sólo es permanente para quienes tienen una relación con Dios en la cual hay sometimiento a él con una actitud adecuada. Esta actitud adecuada sólo puede provenir de un corazón sincero. Tratar de actuar con humildad sin tener un corazón humilde es puro fingimiento y simple hipocresía. Típicamente, el corazón de los hombres está lleno de orgullo por lo que tratar de actuar con humildad por medio de nuestro propio esfuerzo es inútil y poco provechoso. Sólo un corazón transformado por el Espíritu Santo de Dios puede actuar con genuina humildad y recibir el tan ansiado favor de Dios. Esta transformación no es inmediata. Se requiere atravesar una gran cantidad de experiencias y situaciones de aprendizaje para llegar a ser capaces de discernir el momento en que el orgullo trata de imponerse sobre nuestro deseo de actuar con humildad. Si no sabemos cuando el orgullo quiere dominar nuestra personalidad poco podremos hacer para controlarlo.

Analicemos las últimas decisiones que hemos tomado. Identifiquemos, entre la arrogancia y la humildad, cual de las dos se impuso para determinar el curso de nuestra decisión. Preguntémonos cómo hubiéramos impedido que el orgullo se impusiera sobre la humildad y apliquemos lo aprendido en la próxima oportunidad que se nos presente. Siguiendo el ejemplo de nuestro Señor y Salvador Jesucristo podremos aprender a dejarnos guiar por su Santo Espíritu. Así estaremos seguros de que siempre podremos disfrutar del favor de Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 3 de enero de 2012

  1. leticia sandoval dijo:

    Amen recibo palabra para mi y mi familia! El Señor les bendiga, y que le siga usando para edificar y bendecir a otros! Bendiciones feliz año!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s