La palabra de hoy 14 de enero de 2012


En el santuario pueden verse
las procesiones de mi Dios,
las procesiones de mi Dios y rey.
Los cantores van al frente,
seguidos de los músicos de cuerda,
entre doncellas que tocan panderetas.
Salmos 68:24-25

Hasta el año 70 dC el pueblo judío contó con un lugar escogido por Dios donde presentarle las ofendas, los diezmos y la alabanza que sólo Dios es digno de recibir. Hasta ese lugar santo, cual era el templo de Jerusalén, acudían en masa tres veces al año los creyentes de acuerdo con la ley que les dejó Moisés por instrucciones de Dios, haciéndolo algunos por convicción y otros por imitación. En largas procesiones dirigidas por los levitas encargados de la música y la adoración el pueblo se concentraba para rendir homenaje al Dios Todopoderoso, Creador y Libertador de Israel. Esta era una celebración popular donde todos reafirmaban su confianza en el Dios protector y se regocijaban por las abundantes bendiciones que Dios había derramado sobre su pueblo. Las asperezas del camino a Jerusalén eran suavizadas con cantos congregacionales de acción de gracias casi tan antiguos como el templo mismo.

Con la venida del Espíritu Santo para habitar en los corazones de todo creyente, la santidad de ese templo que ya no existe fue transferida a cada discípulo y ahora la adoración y la acción de gracias puede hacerse de manera personal o congregacionalmente donde hayan dos o más reunidos en el nombre del Señor Jesús. En cualquier caso la disposición para la adoración y la alabanza debe ser algo diario, continuo y permanente, de manera que la relación del creyente con Dios sea cada vez más profunda y efectiva. ¿Cómo está hoy tu corazón? ¿Está lleno de agradecimiento y alegría o por el contrario te encuentras cansado y abatido? Sea como sea acércate a Dios y deposita tus cargas a sus pies. Él te dará reposo y consolación y fortalecerá tu fe y tu esperanza. ¡Únete espiritualmente a la permanente procesión que alaba y glorifica al Rey de reyes y Señor de señores! Pronto te contagiarás de gozo y paz. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s