La palabra de hoy 24 de enero de 2012


Yo, Señor, me apego a tus estatutos;
no me hagas pasar vergüenza.
Corro por el camino de tus mandamientos,
porque has ampliado mi modo de pensar.
Salmos 119:31-32

El mundo, en su afán por destruir la institución que posee la autoridad moral para dejar al descubierto sus patrañas e iniquidades, acusa a los hijos de Dios de ser personas retardatarias y de mente estrecha. Especialmente ahora cuando el postmodernismo se ha apoderado de la cultura en general, a los cristianos se nos tilda de tercos y obstinados. Para los enemigos de Dios el pecado consiste en pensar que existen verdades absolutas y eternas. Lo que impera es lo acomodaticio y todo aquello que sea capaz de metamorfosearse con el resto de las corrientes de pensamiento como si la síntesis fuese el objetivo final. Su intención no es aclarar sino ocultar sus propósitos en el bosque de las ideas para pasar desapercibidos y hacer el mayor daño posible sin que otros se den cuenta de sus ardides.

La palabra de Dios es muy clara al respecto. La palabra de Dios ilumina y esclarece. La palabra de Dios amplía y da inteligencia. Tal como lo expuso el sabio rey Salomón: “El mandamiento es una lámpara, la enseñanza es una luz y la disciplina es el camino a la vida.” Así que en vez de mentes retardatarias y estrechas la palabra de Dios nos da mentes amplias con capacidad para analizar todo pensamiento y discernir la verdad. Permitamos siempre que la palabra de Dios habite en nuestro corazón y miremos todo bajo la óptica de las instrucciones y mandamientos de nuestro Padre celestial. Las intenciones ocultas serán develadas y la verdad resplandecerá como la luz del sol. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 24 de enero de 2012

  1. Cesar Pineda dijo:

    En este blog encontré el lugar perfecto para meditar y contrastar la Biblia con la realidad mediática que en su afán y volumen de comunicar nos acapara arrinconándonos para elegir entre lo inmediato y lo eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s