La palabra de hoy 5 de febrero de 2012


Festejarán y adorarán todos los ricos de la tierra;
ante él se postrarán todos los que bajan al polvo,
los que no pueden conservar su vida.
Salmos 22:29

De entre todos los seres humanos, los ricos son quienes se sienten con mayor derecho a ser arrogantes. No hay que negar que de acuerdo con los criterios del mundo, ellos han tenido un gran éxito y supuestamente por su propio esfuerzo. Ésto, según ellos, es lo que les da la justificación para su orgullo y por ello se ufanan cual pavo real. Muchos de ellos dicen: “Mientras esté en esta tierra, me preocuparé sólo por las cosas que corresponden a este mundo. Ya habrá tiempo para preocuparse por otras cosas después.” Este razonamiento, presupone que ellos tendrán oportunidad de cambiar de estilo y filosofía cuando abandonen este mundo, lo cual es absolutamente inexacto. Lamentablemente para ellos, después de esta vida no habrá manera de cambiar lo que se hizo en este mundo. Pero ésto a ellos poco les preocupa pues mientras están entretenidos con las cosas que les ofrece el mundo no tienen tiempo para considerar lo que enseña la palabra de Dios o para prepararse para el futuro y la eternidad.

Cuando este mundo acabe todos, sin excepción, rendiremos honor y adoración a Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores. La diferencia estará en que unos lo haremos por voluntad propia y otros lo harán por obligación. En todo caso, ante el nombre de Jesús, toda rodilla se doblará en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor, para gloria del Padre. A cuál de los dos grandes grupos deseas pertenecer, a los que serán forzados a doblar su rodillas o a los que rendiremos alabanza y adoración de todo corazón? La decisión está en tus manos, es decir en tu corazón, es decir en tus labios, pues “«La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón.» Ésta es la palabra de fe que predicamos: que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.” No tardes más. Deja a un lado todo lo que te impida acercarte a Jesús, tal como apego a instituciones humanas o tradiciones de hombres. Sólo Dios salva. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 5 de febrero de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s