La palabra de hoy 9 de febrero de 2012


La sabiduría construyó su casa
y labró sus siete pilares.
Preparó un banquete, mezcló su vino
y tendió la mesa.
Envió a sus doncellas, y ahora clama
desde lo más alto de la ciudad.
Proverbios 9:1-3

Una gran porción de la humanidad no conoce lo que es la sabiduría ni les importa. Lo más interesante es que su falta de sabiduría la consideran como algo conveniente y recomendable. Ellos declaran constantemente al mundo que la sabiduría es algo que sólo puede ser hallado después de escalar una alta montaña y haber tenido una conversación con un anciano y andrajoso ermitaño quien supuestamente tiene las respuestas a todas la inquietudes de su vida. En otras palabras, la búsqueda de la sabiduría sólo nos lleva a terminar pobres, sucios y solitarios. Nada puede ser más falso que esa afirmación. La sabiduría nos ofrece riquezas y honra, prosperidad y bienes duraderos; su fruto es mejor que el oro fino y su cosecha sobrepasa a la plata refinada. La sabiduría nos libra del camino de los malvados y de la mujer extraña. La sabiduría ha construido para nosotros una casa con buenos cimientos que no puede ser trastornada. La sabiduría nos ha preparado un banquete en cuya mesa podemos hallar deliciosos alimentos y reconfortantes vinos.

¿Por qué nos cuesta tanto entender estas cosas y de continuo nos estamos dejando influenciar por las mentiras del mundo? ¿Por qué no buscamos a la sabiduría con el mismo denuedo con que tratamos de obtener riquezas y prosperidad? ¿Por qué siempre le damos más énfasis a la búsqueda de lo material sobre los espiritual? Ese, mi estimado amigo, es el resultado del trabajo de nuestra naturaleza pecaminosa en nuestra vida. Eso sucede cuando impedimos que el Espíritu Santo de Dios controle nuestra vida. Busquemos siempre conocer la voluntad de Dios y actuemos en consecuencia. Pronto estaremos recibiendo la sabiduría que viene de lo alto y comenzaremos a disfrutar de todos los beneficios que conlleva ser una persona llena de sabiduría. ¿Quieres ser sabio? Busca a Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s