La palabra de hoy 14 de febrero de 2012


¡Aclamen alegres a Dios,
habitantes de toda la tierra!
Canten salmos a su glorioso nombre;
¡ríndanle gloriosas alabanzas!
Salmos 66:1-2

La gente es de lo más curiosa. Todos quieren salvación pero no todos buscan a Dios y si algo buscan es un dios a la medida de sus deseos. Ellos quieren creer que existe un dios tal y como ellos solos se lo imaginan, con los atributos que a ellos les parece debe tener un dios y eso sí, que sea un dios que no los juzgue ni les reclame cuando hacen algo malo. Algo así como un dios self-serve, o sea sírvase usted mismo. Quienes se han hecho millonarios vendiendo libros y embaucando a medio mundo con estas ideas de un dios a la medida sugieren que a Dios se le puede hallar en lo más profundo de nuestro ser y que todo lo que tenemos que hacer para encontrarle es concentrarnos mediante la meditación en nuestro interior hasta que surja la chispa divina o algo así. Cualquier cosa extraña que logren sentir sería una manifestación de que van en el camino correcto para hallar a Dios.

De embaucadores y charlatanes está lleno el mundo. Si alguien quiere que Dios habite dentro de él, primero tiene que invitarle a pasar adelante, a entrar  y a establecer su morada en el interior. Desde la creación del universo Dios ha estado llamando a la puerta de todo ser humano para que le permita entrar y habitar con ellos. Mas ellos han ignorado el llamado de Dios y se han dedicado a generar sus propias filosofías y toda clase de religiones para sentir que están haciendo algo al respecto. Algunos hasta le han permitido entrar pero se niegan a reconocer y a agradecer todo lo que Dios ha hecho por ellos. Es como tener una novia a la cual nunca se le dice que está muy bonita y tampoco se le menciona que ella le hace sentir muy feliz. No creo que ese noviazgo tenga mucho futuro. Nosotros fuimos creados para la alabanza de la gloriosa gracia de Dios. ¿Sabe qué vamos a estar haciendo cuando nos encontremos en la presencia de Dios? Vamos a estarle alabando y adorando por la eternidad. ¿Para qué esperar? ¡Comencemos de una vez! ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s