La palabra de hoy 17 de febrero de 2012


Más vale toparse con un oso enfurecido
que con un necio empecinado en su necedad.
Proverbios 17:12

La inmensa mayoría de los animales protegen a sus crías con inusitada violencia. Lo hacen por instinto. Es algo que forma parte de su genoma y se transmite de generación en generación. Algunas pocas especies no lo hacen pero en ellos operan otros mecanismos de supervivencia que también son instintivos y están programados en su ADN. Todos hemos tenido la oportunidad de observar como animales domésticos o no, reaccionan cuando se les retiran sus cachorros. Los osos en particular son extremadamente peligrosos y más aún cuando se meten con sus crías. Peor situación que la de toparse con una osa a la cual le han quitado sus cachorros es la de tener que lidiar con un necio. Bajo ninguna circunstancia debemos caer en el nivel de necedad e insensatez en que se mueven estos funestos individuos. Tenemos que entender que por más argumentos que se le presenten a los necios, ellos nunca darán su brazo a torcer y se mantendrán tercamente en su irracional posición. Ellos siempre buscan la confrontación porque en ese terreno tienen una ventaja y es que a ellos poco les importa el resultado de la discusión porque nunca cederán la razón al que se les opone, sino que defenderán hasta la muerte su locura e ignorancia.

Dejemos que a aquellos que les gusta buscar camorra les llegue su anunciado mensajero cruel, tal como lo promete la palabra de Dios. Evitemos el conflicto con los demás hasta donde esté en nuestras manos el poder evitarlo. El Señor Jesús nos ha llamado a vivir en paz. De hecho, él es nuestra paz y por lo tanto no debemos apartarnos de él para caer en provocaciones descabelladas. Cuando veas que te vas a topar con un necio, cruza la calle y sigue tu camino por la acera, banqueta, andén o vereda opuesta dependiendo de cómo la llamen en su país. Caminarás un poco más pero te evitarás una gran pérdida de tiempo y el agotamiento que resulta de discutir con alguien que sólo lo hace por gusto. Ya sabes, cuando veas a un necio aléjate de él. No eches tus perlas a los cerdos. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s