La palabra de hoy 25 de febrero de 2012


Como el agua fresca a la garganta reseca
son las buenas noticias desde lejanas tierras.
Proverbios 25:25

A nadie le gusta recibir malas noticias. No obstante, diariamente recibimos toda clase de malos informes los estemos buscando o no. Ésto contribuye a elevar nuestro nivel de stress y a fatigarnos porque la negatividad de los reportajes se combina con los diferentes afanes que nos acongojan para formar una mezcla explosiva que impacta muy negativamente nuestra salud mental. Una de las posibles soluciones a esta situación es la de aislarnos temporalmente del mundanal ruido evitando ver los programas de noticias en la televisión, especialmente aquellos de corte amarillista o absteniéndonos de leer la prensa escrita aunque sea por un corto tiempo, lo suficiente como para recuperar nuestra paz espiritual y mental. Lo otro que podemos hacer es dejar de prestarle tanta atención a los afanes diarios. Dice la palabra de Dios que no podemos agregar un codo a nuestra estatura o parafraseando, añadir un momento a nuestra existencia por mucho que nos afanemos. La idea de estos dos enfoques es evitar la conjunción de los afanes con las malas noticias para evitar males mayores.

Un tercer enfoque, aún más efectivo, es el que se da por iniciativa de Dios cuando él permite que recibamos buenas noticias, las cuales evidentemente no esperábamos. Dios siempre nos sorprende gratamente. Cuando pensamos que la solución a nuestros problemas sólo puede alcanzarse de la manera en que nosotros nos la hemos imaginado, el Señor nos sorprende resolviendo el asunto de una manera que nunca se nos hubiera ocurrido ni hubiésemos podido sospechar. Ésta es una de las maneras en que Dios nos habla y nos dice que sus caminos son más altos que nuestros caminos y que sus pensamientos son más altos que nuestros pensamientos. Confiemos, pues, en la infinita e incomparable sabiduría de nuestro Padre celestial y pongamos nuestros afanes al pie de su trono de gracia. Dios nos concederá la solución y la tranquilidad y nos restaurará el gozo que habíamos perdido. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 25 de febrero de 2012

  1. MARISELA dijo:

    DIOS MIO POR MUCHO TEMPO NO HE ESTADO CONTIGO Y ME HE DEDICADO A LAS COSAS MUNDANAS PERO SEÑOR YO QUERO QUE ME PERDONES Y Q ME DES OTA OPORTNIDAD PORFAVOR.

  2. Jorge dijo:

    SEÑOR, TE PIDO PERDÓN POR TRATAR DE RESOLVER Y ENFRENTAR ALGUNOS PROBLEMAS Y/O TENTACIONES SOLO, SABIENDO QUE TU ABRES PUERTAS QUE NADIE PUEDE CERRAR Y CIERRAS PUERTAS QUE NADIE PUEDE ABRIR…HOY QUIERO QUE SEAS EL CENTRO DE MI VIDA… TE AMO SEÑOR Y TODA LA GLORIA Y TODA LA HONRA SON TUYAS, EN EL NOMBRE DE JESUS, AMEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s