La palabra de hoy 27 de febrero de 2012


Asegúrate de saber cómo están tus rebaños;
cuida mucho de tus ovejas;
pues las riquezas no son eternas
ni la fortuna está siempre segura.
Proverbios 27:23-24

Algunos hijos de Dios quisieran no tener que esforzarse para conseguir su sustento. Ellos quisieran vivir una vida fácil y cómoda donde todo esté a la mano y nada falte, eso sí, sin mayor esfuerzo. Hay quienes se hacen eco del muy conocido y quisqueyano Negrito del Batey quien decía que el trabajo lo hizo Dios como castigo y apoyándose en esta posición de flojera y ocio se niegan a siquiera hacer el intento de ganarse la vida con el sudor de su frente. Es cierto que a veces nos hace falta un descanso prolongado que nos permita recuperar las fuerzas y disfrutar de un tiempo sin afanes, libres de actividad, pero ésto sólo por un tiempo. Así podríamos repetir junto con el pueblo italiano: Dolce far niente. El mensaje que nos envía Dios por medio de su palabra en ninguna manera promueve el ocio sino más bien nos exhorta a dedicarnos con gozo al trabajo que Dios nos ha concedido para que con el usufructo de la labor podamos satisfacer nuestras necesidades y algún que otro deseo. Confiar en las riquezas es característico del necio pues ellas no nos pueden sacar de aprietos ni concedernos la felicidad.

Por otra parte, ya sabemos que el amor al dinero es la raíz de todos los males y que muchos han perecido por no darse cuenta del camino de muerte en que se hallaban por estar buscando el dinero a expensas de su vida y de la de sus seres queridos. Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante y no nos preocupemos por las riquezas sino por cumplir las actividades que nos permitirán alcanzarlas mediante el trabajo honesto y mesurado. Dios siempre bendice a quien le es obediente. Obedezcamos, pues sus instrucciones y confiemos en su poder para concedernos todas las bendiciones que él ha reservado para nosotros sus hijos. Hay una gran satisfacción en proveer para los suyos en obediencia a los mandatos del Señor. Tan importante como el “qué” es el “cómo”. No descuidemos estos principios bíblicos y tendremos la satisfacción de hacer las cosas como le agradan a Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La palabra de hoy 27 de febrero de 2012

  1. Jossie dijo:

    Excelente! Gracias, me hacia falta. Bendiciones….

  2. edith calderon dijo:

    que bonito llena, enseña,anima , hace reflexionar que Dios les bendiga

  3. dwhight molina dijo:

    Excelente articulo actual y liberador

  4. pacifista dijo:

    Estimados Dwight. Edith y Jossie, Gracias por sus gentiles comentarios y bendiciones. Gracias también por visitarnos y compartir el mensaje con otros. Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s