La palabra de hoy 26 de marzo de 2012


Tal vez disimule con engaños su odio,
pero en la asamblea se descubrirá su maldad.
Proverbios 26:26

Los seres humanos en general tienden a compartimentalizar sus vidas. Una es su conducta en el trabajo, otra en el hogar, otra en público y otra en su lugar de adoración. Quienes llevan esta compartimentalización al extremo son aquellos que poseen un corazón malvado. Un alto desarrollo de su hipocresía les permite mostrar una cara amable delante de alguien a quien después, en privado, son capaces de odiar con todo su corazón. Por supuesto que el mantenimiento de esta dicotomía eventualmente se convierte en graves problemas sicológicos y mentales. En cuanto a las personas que nos halagan debemos tener en consideración que muchas de ellas lo hacen con doblez de corazón y que lo que ellas en verdad desean para nosotros es el mal. Esto no significa que les tenemos que pagar con la misma moneda. Al contrario, a estas personas tenemos que tratarles con mucho amor y tacto para que por medio de nuestra amable conducta no fingida ellos se den cuenta de  sus malas actuaciones.

Cuando el Señor Jesús envió a los setenta y dos discípulos a sanar a los enfermos y a anunciar la proximidad del reino de Dios les dijo: “¡Vayan ustedes! Miren que los envío como corderos en medio de lobos.” Nosotros, que también somos enviados del Señor y sabemos de lo que es capaz el mundo, no podemos dejar a un lado esta advertencia de nuestro Salvador. El mundo no es hostil porque el mundo fue hostil con el Señor Jesús. Él nos dijo: “Pero ustedes no son del mundo, sino que yo los he escogido de entre el mundo. por eso el mundo los aborrece. Recuerden lo que les dije: Ningún siervo es más que su amo. Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán. Si han obedecido mis enseñanzas, también obedecerán las de ustedes.” Mantengámonos, pues, llevando a cabo la tarea que nos ha sido encomendada, conociendo los riesgos a los que estamos expuestos pero confiando que el Señor es poderoso para cuidarnos de todo mal. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 26 de marzo de 2012

  1. soledad dijo:

    muy linda la palabra de hoy.pero si yo tengo una persona que me odia.y me desea el mal.yo no la puedo tratar con amor.pero bueno yo no le deseo el mal a esa persona.yo se que hay un dios….muy hermosa la palabra de hoy..que dios lo ilumine.y lo bendiga….

  2. wsbaldo dijo:

    Muy Bonito todo, estoy tratando de encontrar a dios en estos dias dificiles, lo quiero encontra no solo para los dias dificiles si no para simpre y saber que esta conmigo. por aqui seguire viendo su web que esta muy padre y me ayudo solo con leer un poco de ella.

    gracias
    saludos
    Reynosa Tamaulipas MX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s