La palabra de hoy 27 de marzo de 2012


Cuando se limpien los campos y brote el verdor,
y en los montes se recoja la hierba,
las ovejas te darán para el vestido,
y las cabras para comprar un campo;
tendrás leche de cabra en abundancia
para que se alimenten tú y tu familia,
y toda tu servidumbre.
Proverbios 27:25-27

Todos los días y a cada momento nuestro amoroso Padre celestial está tratando con esa necedad propia de nuestra pecadora naturaleza. Por hacerle caso a las sugerencias de la entropía hacemos las cosas a medias y éso cuando las hacemos. De resto no nos gusta hacer nada sino pasar el tiempo como holgazanes, dejando que las cosas se vayan arreglando por sí solas. La mala noticia es que las cosas nunca se arreglarán por sí solas. Lo más probable es que todo se complique aún más de lo que está y tengamos más problemas que los que teníamos antes. Dios creó al hombre y le dio el trabajo como algo digno de qué ocuparse. A los que creen que en el cielo no hay que trabajar, les recuerdo que en el jardín del Edén, antes de la caída, Adán tenía un trabajo que le había asignado Dios para que lo cumpliera y así lo hizo.

Seamos diligentes y ocupémonos de las tareas que nos han sido asignadas. Hagámoslas como quien lo hace para Dios y no para nuestro jefe o supervisor. Así tendremos doble satisfacción, la de haber servido a Dios y la de haber realizado las tareas con excelencia. De tal manera seremos intachables en nuestro ambiente de trabajo y todos tendrán que alabar el nombre de Dios por nuestro correcto andar. Tal como nos exhortó el apóstol Pablo en su carta a los Efesios: “Esclavos, obedezcan a sus amos terrenales con respeto y temor, y con integridad de corazón, como a Cristo. No lo hagan sólo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios. Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre.” Que Dios el Padre y el Señor Jesucristo les concedan paz, amor y fe. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 27 de marzo de 2012

  1. Soledad dijo:

    Señor dios escucha mi suplica.necesitamos mucha paz.amor y fe en mi familia…dame la fuerza.para no caer..necesitamos pazzzzzz.

  2. Aaron dijo:

    Si dejamos que nuestro amor también se exprese en nuestro trabajo llegaremos a multiplicar las bendiciones y nuestra capacidad creadora crecerá con nosotros.
    Un cordial saludo y muchas bendidiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s