La palabra de hoy 2 de abril de 2012


te librará de la mujer ajena,
de la extraña de palabras seductoras
que, olvidándose de su pacto con Dios,
abandona al compañero de su juventud.
Proverbios 2:16-17

Para el hombre siempre ha sido un gran misterio lo que sucede en la mente de una mujer. Aún más misterio representa lo que pasa en la mente de una mujer infiel. Todo de lo que es capaz por salirse con la suya y darle rienda suelta a sus pasiones carnales aún a riesgo de la estabilidad de su matrimonio es algo más allá de toda comprensión. Los argumentos típicos que se invocan para “justificar” una infidelidad, a saber: las hormonas, la calidad de la crianza recibida, los ejemplos de los padres y la presión cultural, son fuerzas que pueden ejercer gran influencia pero no son la razón fundamental de lo ocurrido. En la base de todo está la naturaleza pecadora del ser humano. Otra manera de describirla es la debilidad de la carne. En el matrimonio el hombre exige y merece respeto mientras que la mujer exige y se merece amor. Evidentemente. una conducta adúltera presenta un contraste absoluto con el respeto debido al esposo.

Si bien el adulterio parece haberse constituido en algo típico para el ser humano en todas las culturas, ésto no lo hace menos dañino y abominable. Quien mantiene una relación adúltera no puede decir que está siendo controlado por el Espíritu Santo. Todo lo contrario, esa persona está siendo absolutamente controlada por su naturaleza carnal, el mundo y Satanás; es decir, está en manos del enemigo. El apóstol Pablo escribió: “Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría. Por estas cosas viene el castigo de Dios. Ustedes las practicaron en otro tiempo, cuando vivían en ellas. Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno. Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios, y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador.” Olvidemos, pues , el pasado y corramos hacia nuestro futuro celestial, obedeciendo siempre los preceptos de Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 2 de abril de 2012

  1. anzony ! dijo:

    Muy cierto, hoy en día por heredar el pecado y tener una Fe muy débil nos dejamos llevar por los deseos carnales, pero desde que conocí y recibí a Cristo en mi vida he podido superar mis malos pensamientos, las tentaciones carnales y muchísimas otras cosas. Amén y Amén

  2. sergio dijo:

    Al princpio todo es bonito, emocionante, perfecto, algo que uno nunca imagino, que nunca exisatira otra persona, las canciones le dicen y cantan la verdad que uno quiere escuchar, pero poco a poco esa nube se desvanece y se vuelve un infierno en vida, lagrimas, insomio, frustacion angustia, desesperacion, ira, celos y ausencia total de felicidad. Mejor alejarse de esa mujer evitarla para que no haya tentacion y orar para estar en los buenos pasos, los pasos del bien que buscan a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s