La palabra de hoy 4 de abril de 2012


¡Esos extraños se descorazonan,
y temblando salen de sus refugios!
¡El Señor vive! ¡Alabada sea mi roca!
¡Exaltado sea Dios mi Salvador!
Él es el Dios que me vindica,
el que pone los pueblos a mis pies.
Salmos 18:45-47

Quienes se oponen a los planes del Señor mediante la persecución sistemática de los hijos de Dios tendrán que vérselas con él tarde o temprano. A veces vemos la mano de Dios actuando prestamente para enderezar todo lo que está torcido y otras veces nos parece que el Señor se tarda mucho en responder. Esta diferencia en las respuestas de Dios nos causa desconcierto porque nunca sabemos de qué manera va a actuar el Señor. La confusión surge porque vemos las cosas con referencia a nosotros mismos, es decir nosotros nos colocamos en el centro de la atención y todo lo demás gira alrededor de nosotros. Ésto es algo similar al paradigma antiguo que sostenía que el sol, la luna, los planetas y las estrellas en conjunto giraban alrededor de la tierra. Esta confusión sólo logra resolverse cuando analizamos las cosas con el punto de referencia correcto. Cuando en 1453 se publicó un libro de un científico polaco-germano llamado Nicolás Copérnico que presentaba una nueva visión del cosmos, la cual colocaba al sol y no a la tierra en el centro de rotación de los planetas comenzaron a aclararse muchas cosas relacionadas con la astronomía que hasta ese momento estaban muy confusas. Igual, cuando colocamos a Dios en el centro de todas las cosas y nos quitamos a nosotros mismos de ese centro las aparentemente confusas acciones de Dios comienzan a ser mejor entendidas.

Nunca lograremos entender a Dios al 100% pero sí nos vamos a sentir más confiados en él cuando comprendamos mejor sus planes y la correcta posición que ocupamos con respecto a él en el gran sistema universal. Alaba y exalta, pues, el santo nombre Dios en todo momento, incluso cuando las cosas no parecen estar saliendo bien. Dios tienen todo bajo su control y muy especialmente tiene tu vida bajo su control. Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. Puedes confiar en él. Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s