La palabra de hoy 11 de abril de 2012


Una cosa es segura: Los malvados no quedarán impunes,
pero los justos saldrán bien librados.
Proverbios 11:21

A todo el mundo le gustaría vivir en un mundo controlado por la justicia pero sólo hasta el punto en que la justicia les es aplicada a ellos. Todos exigimos que se aplique la ley a fondo pero no nos agrada cuando tenemos que cumplir la ley. El mundo actual no es más que una reflexión de estas ideas que se hayan en toda cultura y nación porque forman parte de la naturaleza pecaminosa del hombre. Es por ello que en el mundo nunca podremos encontrar que la justicia impere y que todos estén felices. No obstante, aunque a nivel mundial la justicia sea violada de muchas maneras, a nivel universal existe una justicia que no puede ser violada ni evitada. Estamos hablando de la justicia divina. Esta es una justicia a la cual no estamos acostumbrados y cuando se le ha visto aplicada algunos se llenan de asombro y hasta son capaces de negarla pues no pueden entenderla. En las narraciones de la Biblia donde se muestra esta justicia en acción, algunos ven a un Dios vengativo y cruel y no pueden aceptar que ese Dios sea el mismo Dios que nos habla del amor. De la incapacidad para comprender que Dios es a la vez amor y justicia es que han surgido numerosas herejías, incluyendo la de los gnósticos y también ideas dualistas orientales tales como el conocido pero falso balance del yin y el yang.

La justicia divina debemos verla como una esperanza para el hijo de Dios porque el tiempo de Dios no es nuestro tiempo. Su “Kairos” no es nuestro “kronos” y sus pensamientos están muy por encima de los nuestros. Ansiamos la justicia, queremos verla en acción, pero Dios no la aplicará hasta que él lo vea oportuno. La sabiduría popular lo pone de esta manera: “Dios tarda pero no olvida.” Mientras tanto, vivamos con la convicción de que su justicia no tarda y no podrá ser evitada. El malvado recibirá su justa retribución y el justo recibirá su reconocimiento de parte de Dios. Amor y Justicia convergerán en un sólo punto, la persona de Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 11 de abril de 2012

  1. Mirna Ester Alvarez Murgas dijo:

    ¡¡¡ALABADO SEA DIOS!!! AMÉN, AMÉN, AMÉN…

    • Maria dijo:

      Es muy hermoso regocijarse de la palabra de Dios cundo nos sentimos con falto de Esperanza, soy cristiana y tengo Fé , pero me falta impregnarme más del amor de Dios , para seguir caminando con pasos firmes y seguir guiando a los que mas amo mis hijos a encontrarse con nuestro Salvador. Unico camino , verdad y vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s