La palabra de hoy 16 de abril de 2012


Pero entonces lo halagaban con la boca,
y le mentían con la lengua.
No fue su corazón sincero para con Dios;
no fueron fieles a su pacto.
Salmos 78:36-37

Parece que una de las características del ser humano es su capacidad para establecer compromisos que luego son rotos sin en el menor recato. Quienes redactan los contratos cada día se vuelven más estrictos añadiendo todo tipo de cláusulas de protección en caso de que alguna de las partes viole su compromiso. Con todo y eso, el irrespeto al pacto es una de las cosas que más le da de comer a los abogados pues la parte afectada siempre procederá por la vía legal para recuperar sus derechos. Los políticos son unos expertos en eso de prometer y no cumplir y tal parece que la gente se acostumbra a ello y ya no reclama que la hayan engañado de la manera más descarada. De esa tendencia de nuestra naturaleza no podemos escapar hasta cuando estamos tratando con Dios. A él le hacemos muchas promesas de enmienda y de cumplir con lo requerido por él y luego nos olvidamos de ellas para hacer lo que pensamos que supuestamente mejor nos conviene.

Dios no es un ser humano a quien podamos engañar y hacerle trampa. Lo único que nos salva de su justicia implacable es su misericordia sin fin. Cuando somos espiritualmente inmaduros él nos trata como a niños y cuando hemos progresado algo en nuestro crecimiento espiritual nos trata como a adultos. En ninguno de los dos casos vamos a salir bien del asunto. Lo único bueno que sacaremos de ese pleito será un aprendizaje forzoso que nos ayudará en el futuro a no cometer el mismo error. Recuerda lo que nos dice la palabra de Dios: “Cuando hagas un voto a Dios, no tardes en cumplirlo, porque a Dios no le agradan los *necios. Cumple tus votos: Vale más no hacer votos que hacerlos y no cumplirlos. No permitas que tu boca te haga pecar, ni digas luego ante el mensajero de Dios que lo hiciste sin querer. ¿Por qué ha de enojarse Dios por lo que dices, y destruir el fruto de tu trabajo? Más bien, entre tantos absurdos, pesadillas y palabrerías, muestra temor a Dios.” Aliméntate diariamente con la sabiduría de Dios y cumple tus promesas. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 16 de abril de 2012

  1. RAUL dijo:

    Gloria a DIOS es una palabra que se ajusta a este tiempo, aveces somos muy ligeros y prometemos cosas que no podemos cumplir y eso nos conlleva a una serie de inconvenientes.
    DIOS los que nos pide es que seamos obedientes El mira es lo que esta en el corazon del hombre a El no lo vamos a impresionar prometiendo cosas que antes que las digamos ya El sabe que no vamos a cumplir asi que entreguemozle a Dios el corazon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s