La palabra de hoy 22 de abril de 2012


Afligidos y encadenados,
habitaban en las más densas tinieblas
por haberse rebelado contra las palabras de Dios,
por menospreciar los designios del Altísimo.
Los sometió a trabajos forzados;
tropezaban, y no había quien los ayudara.
Salmos 107:10-12

No hay peor terco que aquel que se encuentra metido en un grave problema y se niega a reconocerlo. Como él niega estar en apuros nunca se dará cuenta de que necesita hallar una solución al asunto. Su terquedad lo mantendrá paralizado y atado a una situación de la que lamentablemente no podrá salir porque él piensa que todo está bien. ¿Recuerdan al rey desnudo del famoso cuento de Hans Christian Andersen? Esta historia inspirada en una antigua obra medieval castellana conocida como “El Conde Lucanor” muestra como alguien es capaz de hacer el ridículo más grande posible por querer ocultar la realidad. La raza humana se encuentra bajo la atadura del pecado y de la muerte. Muchos, motivados por el amor que el Espíritu Santo ha derramado en sus corazones, actúan como el niño del cuento, quien fue el único que se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y terminó exclamando: ¡Pero el rey está desnudo! Con esa misma asertividad que mostró el honesto niño, nosotros tenemos que decirle al mundo que si no creen en Jesucristo continuarán atados y paralizados y terminarán en la condenación eterna hacia donde ya se dirigen.

Para ellos hay una solución, la única solución posible, pero hasta que ellos no se den cuenta de que están desnudos seguirán en sus necias pretensiones. Digámosle al mundo: ¡Estas desnudo! para que ellos puedan encontrar vestiduras de justicia en el único lugar posible, frente a la cruz del Calvario, a los pies de Jesús, en la palabra de Dios. Es muy posible que muchos de ellos hagan como el necio rey del cuento de Andersen y continúen sus marchas imperturbables a pesar de que su desnudez haya quedado en evidencia y todo el mundo se haya podido haber dado cuenta de la hipocresía general con que han tratado el asunto. Tomemos el lugar del niño del cuento y hagamos que resplandezca la luz en medio de las tinieblas. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La palabra de hoy 22 de abril de 2012

  1. yessica elizabeth garcia larios dijo:

    hola porque si dios ve todo porque permite que sufra yo quiero ser feliz tener un hombre bueno. No si dios vea mi problema.

    • pacifista dijo:

      Estimada Yessica, puedes estar plenamente segura de que Dios conoce todo acerca de ti. la pregunta es: ¿Lo conoces tú a él? ¿Sabes cómo hablar con él y cómo compartir tus necesidades más íntimas? Acércate a él diariamente y te darás cuenta de cuán cerca se encuentra él de ti. Bendiciones.

  2. Mirna Ester Alvarez Murgas dijo:

    ¡¡¡Señor, te doy gracias por tu grande amor!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s