La palabra de hoy 29 de abril de 2012


El que es reacio a las reprensiones
será destruido de repente y sin remedio.
Proverbios 29:1

La desobediencia es algo supremamente peligroso. Pero peor aún es mostrar rebeldía y soberbia cuando se es amonestado. Se puede poseer mucho conocimiento pero si no se tiene humildad para reconocer los errores, especialmente cuando son otros quienes se encargan de hacernos ver nuestras faltas, se carece por completo de sabiduría. Rechazar la reprensión no es más que una vulgar demostración del orgullo que se anida en lo más profundo de nuestros corazones. Este orgullo es una muestra de que no queremos andar en el temor de Dios. Por el contrario, la arrogancia es la que nos aleja del camino a la vida para seguir los pasos de la perdición. Algunas filosofías modernas y otras tantas que no lo son enseñan que debemos dejarnos guiar por nuestro corazón. Ésto en realidad sólo aplica si el nuestro es un corazón transformado por Dios. De otra manera, nos estaríamos dejando guiar por nuestra naturaleza pecaminosa, la cual se opone a Dios y a todo lo que tenga que ver con el respeto hacia su autoridad.

¿Te han llamado la atención recientemente por algo que tu sabes que estás haciendo mal? ¿Cómo respondiste a la amonestación? ¿La aceptaste de buena gana o por el contrario la rechazaste al dejarte llevar por la altivez de tu corazón? Sólo Dios es perfecto. Nadie más lo es. De manera que lo más seguro es que cometamos muchas faltas. La idea es que le permitamos al Espíritu Santo que guíe nuestros pasos para que por medio de la transformación mediante la renovación de nuestra mente y con la sabiduría que sólo él puede conceder aprendamos  a cometer menos errores cada día. El reconocimiento de nuestros errores es el primer paso hacia la transformación de nuestras vidas, pues ¿cómo hemos de corregir lo que pensamos que estamos haciendo bien? Busquemos siempre la dirección de Dios por medio de su palabra y prestemos atención a las reprensiones que nos hacen quienes verdaderamente nos aman. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 29 de abril de 2012

  1. Soledad dijo:

    Hola muy linda la palabra de hoy.y sí uno comete errores y uno no reconoce cuando cometemos errores…pero sí uno tiene que reconocer cuando hacemos mal. Y hacer el bien.y tenemos que buscar la dirección de nuestro padre dios por medio de su palabras.porque sólo el es la gloria de nuestro amorrrrrrr….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s