La palabra de hoy 3 de mayo de 2012


¡Ay de aquellos que acaparan casa tras casa
y se apropian de campo tras campo
hasta que no dejan lugar para nadie más,
y terminan viviendo solos en el país!
Isaías 5:8

Muy recientemente hemos podido observar cómo una epidemias de expropiaciones y nacionalizaciones está diezmando a la propiedad privada en muchos países de Latinoamérica. Todos los días podemos leer en los titulares de la prensa escrita y electrónica cómo los gobiernos toman decisiones en contra de la empresa privada. En realidad no es asunto nuestro determinar quién tiene la razón en estos pleitos institucionales, eso se lo dejamos a las cortes y los tribunales que tienen esa jurisdicción. Lo que sí nos llama la atención es que en esos países impera la pobreza y casi todos, si no todos, son gobiernos de corte socialista de extrema izquierda. El socialismo y su natural consecuencia, el comunismo, parten del materialismo y en su base doctrinal se apoyan en el ateísmo.

El pueblo, mayormente ignorante, se deja engañar fácilmente por el populismo y el proteccionismo que acompañan a estos estilos particulares de gobernar. Al final, como siempre, son unos pocos los que terminan beneficiándose financieramente por medio de la corrupción y como muy acertadamente lo expuso George Orwell en su obra “Rebelión en la granja” el último mandamiento que quedó vigente en la granja fue el séptimo, el cual había sido muy convenientemente modificado por el cerdo líder Napoleón: “Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros“.

Estos comportamientos son típicos de aquellas personas que piensan que Dios no existe o que si existe, se ha olvidado de su creación. Ellos creen que Dios no se da cuenta de las maldades y las injusticias que ellos cometen a diario. Al pueblo que no conoce a Dios siempre lo alcanzará el juicio de Dios. Latinoamérica debe buscar a Dios de todo corazón para que las bendiciones que nos han sido prometidas por él lluevan sobre esta tierra. De lo contrario, seguirán sufriendo hasta quedar aniquilados por completo. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Isaías, La Palabra de Hoy y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s