Malas intenciones


Las palabras del malvado son insidias de muerte,
pero la boca de los justos los pone a salvo.
Proverbios 12:6

Toda palabra que sale de nuestras bocas tiene un propósito, ya sea bueno o malo, que depende de la intención con que dichas palabras son pronunciadas. La mayoría de las veces no estamos muy pendientes de lo que decimos y nuestras palabras dependen en gran parte de nuestro estado de ánimo y de nuestros sentimientos y emociones. El discernimiento y la sabiduría que Dios le concede  exclusivamente a sus hijos nos permite identificar las emociones y los sentimientos que se ocultan tras las palabras por muy adornadas y melosas que éstas sean. Las personas cuyos corazones no han sido regenerados por la presencia de Dios en sus vidas siempre están buscando el mal aún cuando ellos mismos no se den cuenta de sus malvadas intenciones. Las emociones son malas consejeras y son aún más peligrosas cuando quien se deja llevar por ellas lo hace inadvertidamente. Las palabras del malvado sólo buscan destrucción y dolor.

El hijo de Dios, por el contrario, busca la edificación y el bien del prójimo. El discernimiento que Dios le ha dado le permite identificar aquellas cosas que surgen del egoísmo y el orgullo aún presentes en su naturaleza caída y por lo tanto, en sus manos está la decisión de decirlas o callarlas. La palabra del hijo de Dios es justicia y verdad porque justicia y verdad provienen del Señor Jesús. La palabra del cristiano debe estar llena de amor porque Dios es amor. Asegurémonos, pues, de utilizar nuestra boca con buenos propósitos de acuerdo con lo que Dios espera de nosotros y en línea con su perfecto plan de vida. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Malas intenciones

  1. Silvia dijo:

    Dios bendiga, asi es tenemos que pedirle a mi Dios que nos controle la lengua porque a tra vez de la boca salen palabras que lastiman muchos , por ejemplo la palabras asperas y ofensivas Santiago 3:2, , la mentira, los chismes y otras. De nuestra boca tenemos que declarar que solo fluya lo hermoso que a mi Dios le gusta que hablemos, que es la “la palabra de mi Padre Celestial”. Panama

  2. Mayelin dijo:

    Todos pecamos de sentimiento ,palabra y accion . Pero es mas doloroso cuando alguien infunde mentiras y comenta que esas cosas las haz pronunciado tu . Hoy se vive la pesadilla no contar con la Civica en el ser HUMANO .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s