Imperturbable necedad


El buen juicio redunda en aprecio,
pero el camino del infiel no cambia.
Proverbios 13:15

Una característica del proceder de los malvados es que sus acciones son consistentemente malas. Estas personas han permitido que los vicios presentes en su naturaleza carnal controlen su comportamiento. Desde jóvenes muestran la clase de persona que serán cuando ellos crezcan y a lo largo de su vida mostrarán tendencias inalterables en su mal proceder. Quienes disfrutan con la crueldad seguirán siendo crueles con el prójimo. Quienes se dejan dominar por la ambición nunca cesarán de buscar más fama, más riquezas y más poder. Quienes se conducen bajo la dirección de su codicia siempre estarán buscando la manera de quitarles sus bienes a terceros. Quienes caminan guiados por sus bajas pasiones todo el tiempo serán atraídos por las tentaciones carnales que ofrece el mundo. En todos los casos los vicios imperan sobre el comportamiento del perverso.

Cuán diferente es el sendero que transita el hijo de Dios. Si bien esos vicios arriba mencionados siguen formando parte de su naturaleza pecaminosa, su conducta es determinada por las virtudes que resultan de la transformación de la mente y del pensamiento que lleva a cabo el Espíritu Santo en la vida del creyente. El cristiano usualmente actúa con temor de Dios y busca la fortaleza que sólo Dios puede conceder para vencer las tentaciones. Como resultado de esta actitud, el hijo de Dios actúa con integridad y transparencia, llevando a cabo actos de bondad que edifican a quienes son objeto de su atención. De aquí que el hijo de Dios es típicamente apreciado por todos, incluso por aquellos que no comparten su fe. Así que sigamos al pie de la letra la exhortación que nos hace el apóstol Pablo cuando dice: “No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos”. Sigamos avanzando por la senda de justicia que Dios ha preparado para cada uno de nosotros. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s