Trabajo interminable


Por la palabra del Señor fueron creados los cielos,
y por el soplo de su boca, las estrellas.
Salmos 33:6

Nunca deja de sorprenderme la pasión con que el ser humano busca una respuesta a todo le que es desconocido. En su mapa genético existe una instrucción que lo motiva a estar constantemente buscando saber más. Muy recientemente hemos podido leer y escuchar notas de prensa relacionadas con el descubrimiento de una partícula subatómica que hasta la fecha no había podido ser detectada pero que teóricamente debía existir. A esta partícula también conocida como bosón de Higgs en honor al físico inglés Peter Higgs quien propuso su existencia, también se la conoce vernáculamente como la partícula de Dios por el presunto papel que ella juega en la creación de universo. No está demás decir que quienes han defendido a capa y espada la teoría del Big Bang están de plácemes puesto que ellos piensan que ya resolvieron el misterio de la creación y por lo tanto ya pueden desechar a Dios por completo porque ya él y su absoluto poder presuntamente no serían necesarios para explicar la existencia del universo.

Un sabio rey, mil veces más inteligente que cualquiera de estos científicos que buscan inmortalizar sus nombres ofreciendo una explicación acerca de la creación sin la participación de Dios, dijo: “Yo, el Maestro, reiné en Jerusalén sobre Israel. Y me dediqué de lleno a explorar e investigar con sabiduría todo cuanto se hace bajo el cielo. ¡Penosa tarea ha impuesto Dios al género humano para abrumarlo con ella! Y he observado todo cuanto se hace en esta vida, y todo ello es absurdo, ¡es correr tras el viento!” Seguirán apareciendo nuevas partículas (nuevas porque aún no se han observado, pero ya existen) y los científicos seguirán disecando o diseccionando la creación para demostrar que Dios no existe pero nunca se darán cuenta de que lo que ellos estudian está ahí por existe un Creador y que la respuesta que están buscando es el Creador y no la creación. Sólo cuando se dediquen con todo su corazón a buscar al Creador en vez de buscar una explicación a la creación podrán recibir sabiduría verdadera, la que sólo se recibe de lo alto. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s