Individualidad


Si eres sabio, tu premio será tu sabiduría;
si eres insolente, sólo tú lo sufrirás.»
Proverbios 9:12

Cada quién es responsable por sus acciones y sólo por ellas. De lo bueno que haga recibirá bendiciones. Si hace lo malo no puede esperar otra cosa que castigo, pues eso es lo que exige la justicia. Pero la raza humana no termina de entender ésto y de asumir sus responsabilidades. Cada vez que cometemos un error nos cuesta aceptar que hemos fallado. Cuando eso pasa inmediatamente buscamos qué persona, circunstancia o influencia externa nos hizo actuar de mala manera. Nos gusta echarle la culpa a los demás y bajo ningún aspecto aceptamos con responsabilidad las consecuencias de nuestras acciones. Nuestro padre Adán, al ser confrontado por Dios en el jardín del Edén acerca de la fruta prohibida del árbol del conocimiento del bien y del mal respondió rápidamente con esta perla: “La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí”. Fíjense que no sólo le echa la culpa a Eva por lo que sucedió sino hasta se atreve a echarle la culpa a Dios por haberle dado esa mala y desobediente mujer. Ese gen de la irresponsabilidad forma parte del mapa genético de la naturaleza pecaminosa de todo ser humano.

Cuando Dios nos llame a cuentas no podremos escudarnos en los pecados que otros hayan cometido para justificar los nuestros. Ese tipo de defensa no será aceptada en el tribunal de Cristo. Hagamos, entonces, todo lo que esté en nuestras manos para deshacernos de esos malos hábitos  que nos conducen a caer en tentaciones y pecado. Sólo con el poder transformador del Espíritu Santo podremos alcanzar la transformación de nuestra mente que nos llevará a la victoria sobre el pecado y a cumplir la voluntad de Dios. Apoyémonos en Dios y no en nuestras propias fuerzas y aprendamos a asumir nuestras responsabilidades sin buscar chivos expiatorios. A Dios jamás lo podremos engañar. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Individualidad

  1. Soledad dijo:

    Dios mío tú sabes lo que yo ago.necesito tú bendición…y sí he pecado perdóname..pero estoy tranquila xq ago el bien por el gran amor que te tengo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s